Looking for Something?
Menu

Cinco libros

Por Oscar E. Gastélum:

“There are worse crimes than burning books. One of them is not reading them.”
― Joseph Brodsky

Esta es mi última columna de 2017 y quisiera cerrar el año con una breve lista de recomendaciones librescas para mis lectores. No quiero decir que sean los “mejores libros del año”, aunque obviamente estuvieron entre mis favoritos, pero sí son los que más me gustaría que leyera la mayor cantidad de gente posible. Todas son obras muy amenas y reveladoras, capaces de cambiar o enriquecer la perspectiva de sus potenciales lectores y, como todo buen libro, abren puertas a universos intelectuales y literarios vastísimos. Ojalá que al menos uno les interese, lo busquen y lo devoren. Mientras tanto, felices fiestas a todos, y nos leemos el próximo año.

The Undoing Project: A friendship that changed our minds, de Michael Lewis.

En su magnífico libro, Michael Lewis registra en tono cuasi épico la  insólita y fructífera sociedad intelectual forjada entre los psicólogos israelíes David Kahneman y Amos Tversky, así como la intensa amistad que los unió a pesar de poseer personalidades tan fuertes y aparentemente incompatibles. Ese improbable matrimonio espiritual revolucionó nuestra manera de entender la realidad, expuso las trampas y malas jugadas a las que nos somete nuestra propia mente y llevó a sus integrantes (un par de eminentes  psicólogos, no lo olvidemos) a obtener el premio Nobel  ¡de economía! (aunque Tversky desgraciadamente no alcanzó a recibirlo pues falleció prematuramente en 1997). La importancia de los descubrimientos de Kahneman y Tversky es inestimable, y su legado debería formar parte de todo programa educativo en países democráticos, pues nos inmunizaría en contra de algunas variedades del autoengaño, familiarizándonos desde la más temprana infancia con nuestras propias limitaciones y facilitándonos la ardua pero gratificante tarea del autoconocimiento. La ciencia es una empresa apasionante y sus hallazgos pueden llegar a ser tan deslumbrantes que conmueven hasta la médula. Un escritor excepcional como Michael Lewis merece gratitud eterna por demostrarlo más allá de toda duda con este maravilloso libro, una auténtica oda a la inteligencia y al poder revolucionario de la ciencia y la amistad.

The Future is History: How Totalitarianism Reclaimed Russia, de Masha Gessen.

Para nadie es un secreto que vivimos tiempos muy peligrosos para la civilización. Una ola de populismo chovinista y fascistoide recorre el mundo civilizado con la intención confesa de arrastrarnos a un pasado preilustrado. Rusia, como en el siglo XVIII, ha vuelto a convertirse en la tenebrosa meca de la reacción internacional, la patria espiritual de toda alma nostálgica de las tinieblas. Por eso este portentoso libro de Masha Gessen (una de las voces indispensables para entender la pesadilla que estamos atravesando y la autora de una de las biografías esenciales de Vladimir Putin) es tan importante. Y es que la gran escritora ruso-americana nos revela magistralmente el profundo trauma que aqueja a la psique colectiva del pueblo ruso tras tantas décadas bajo el yugo del totalitarismo soviético, un trauma que engendró al “Homo Sovieticus” y que explica el rotundo fracaso de la democracia rusa y el desolador éxito de Vladimir Putin. El hecho de que Gessen haya elegido el formato de la novela de no ficción (con ecos de la mejor literatura rusa) para contar la desoladora historia de las últimas cuatro décadas de su patria, a través de siete personajes de la vida real muy representativos de la Rusia contemporánea, hace que la travesía resulte tremendamente entretenida y deja en evidencia la inmensidad del talento de su autora.

Belonging: The Story of the Jews 1492-1900, de Simon Schama.

Tras cuatro largos años de espera, el gran historiador británico Simon Schama por fin nos entregó la segunda parte de su magna “Historia de los Judíos”. Este segundo tomo vuelve a echar mano del recurso historiográfico favorito de Schama: valerse de la historia individual de un puñado de personajes excepcionales y de carne y hueso, para diseccionar un gran acontecimiento histórico o, en este caso, la historia milenaria de todo un pueblo. Schama, con su característica y prodigiosa erudición y su deslumbrante prosa, nos adentra en el alma del pueblo judío y nos transporta tanto a sus momentos más luminosos como a sus múltiples capítulos de tribulación y persecución, todo esto a través de una galería de personajes inolvidables y variopintos, algunos muy conocidos y otros arrancados del olvido por la voraz curiosidad del autor. No deja de ser llamativa la amplia variedad de los personajes, y es que por las páginas del libro desfilan lo mismo rabinos y filósofos que boxeadores y guerreros, como si Schama quisiera derribar los perniciosos prejuicios que reducen a un pueblo tan plural y complejo como el judío a un estereotipo caricaturesco, y que alimenta, aun en pleno siglo XXI, las inextinguibles llamas del antisemitismo.

Red Famine: Stalin’s War on Ukraine, de Anne Applebaum.

Tras ganar el premio Pulitzer en 2003 con su demoledor recuento de los horrores del Gulag (el infernal y vastísimo universo concentracionario soviético) Anne Applebaum vuelve a los crímenes del totalitarismo marxista-leninista con este escalofriante estudio de una de las peores atrocidades cometidas por Stalin: el Holodomor, esa hambruna intencional que terminó costándole la vida a entre cinco y siete millones de campesinos, casi todos ucranianos. En una era en la que la amnesia histórica amenaza con destruir nuestra civilización y en la que cada día es más común ver a gente joven reivindicando ideologías totalitarias de derecha o izquierda (marchando por las calles haciendo saludos nazis o adornando sus arrobas en Twitter con la hoz y el martillo), un libro como este, tan brutalmente honesto que no se tienta el corazón a la hora de describir escenas de canibalismo desesperado en las que padres enloquecidos por el hambre devoraban a sus propios hijos, no podría ser más oportuno. Además, esta crónica de uno de los peores crímenes contra la humanidad cometido en un siglo que fue pródigo en ellos, echa luz sobre la actual agresión de Rusia contra Ucrania y expone la vileza infinita detrás de los esfuerzos del régimen de Putin por rehabilitar la imagen de un monstruo irredimible como Stalin.

On Tyranny: Twenty Lessons from the Twentieth Century, de Timothy Snyder.

El gran historiador y profesor de Yale Timothy Snyder produjo uno de los documentos indispensables de nuestro triste tiempo. Un brillante panfleto, desbordante de lucidez y sabiduría, que todos los ciudadanos del mundo deberían leer, pues podría inocularlos en contra de esa perniciosa amnesia histórica de la que hablé hace un momento y que provocó, entre otras desgracias, que un energúmeno fascistoide como Donald Trump se convirtiera en el hombre más poderoso (y peligroso) del mundo. Snyder actualiza y expande la máxima de Santayana y nos advierte que, aunque no lo haga de manera idéntica, la historia SÍ tiende a repetirse si somos lo suficientemente irresponsables como para no aprender, u olvidar, sus lecciones. Y la principal lección que Snyder quiere tatuar en el imaginario colectivo es que la democracia es una bestia frágil a la que debemos defender constantemente de sus enemigos y de cualquier amenaza en su contra, por más insignificante que parezca, pues una vez que el proceso de destrucción de sus instituciones comienza es muy difícil de detener. Entre las páginas del breve opúsculo de Snyder hay un documento que me dejó helado y quedó marcado indeleblemente en mi memoria: se trata de un fragmento de un editorial publicado en un diario judío un día después del ascenso de Hitler al poder y en el que su ingenuo autor le aseguraba a sus aterrados lectores que no tenían nada de qué preocuparse pues seguramente los nazis no cumplirían sus extravagantes promesas y amenazas. Sí, cuando se trata de enfrentar a demagogos y movimientos antidemocráticos, la complacencia mata.

It began as a mistake

Por Nerea Barón:

Recientemente leía a alguien preguntar qué consejo nos daríamos a nosotros mismos hace un año exactamente. Pensé la pregunta y claro que vino una respuesta a mi mente. Pero cercenar el error es cercenar la vida: ¿cómo podría haber tenido los aprendizajes que tuve hace un año, si no hubieran tenido lugar las equivocaciones que les dieron origen?

La tira cómica de Saturday Morning Breakfast Cereal se burla de eso en una de sus entregas: parece que los humanos tenemos un síndrome de Estocolmo con nuestra propia historia. Es verdad. Por otro lado, también es verdad que no tenemos un genio que nos permita corregir los errores del pasado, por lo que asumir e integrar es el único recurso que tenemos disponible para hacer valer el paso del tiempo. No es un recurso menor. Seguir leyendo

Cabañuelas 2017

Por Alejandra Eme Vázquez:

Al despertar el primero de enero de aquel lejanísimo 2012, tuve una ocurrencia que disfracé de revelación: ya que sentía que había aprendido muchísimo en esa vuelta de calendario, replicaría aquella idea preciosa, llena de tradición y sabiduría, de que el clima de los primeros doce días del nuevo año corresponde a cómo se comportará cada mes, respectivamente. Así que en un arranque inclasificable, ese año electoral comenzó para mí con la invención de un género: la cabañuela escrita, que a diferencia de la agrícola va en retrospectiva y se trata de recuperar doce (una por mes vivido) afirmaciones, dudas o aprendizajes que haya dejado el ciclo que se nos fue.

Durante unos pocos años repetí este ritual, hasta que tuve un espacio (éste) en el que podía ir dando cuenta semanalmente de los intereses, aprendizajes y productos que consideraba urgentes de poner en la discusión. Entonces las cabañuelas escritas dejaron de ser una necesidad personal, hasta ahora. En este casi final de 2017 y en el umbral de un nuevo año electoral, comparto aquí mi ritual de las cabañuelas apalabradas para ponerlo a disposición de quien quiera tomarlo, porque si crearnos rituales propios para cerrar círculos es también una forma de libertad y ética, colectivizarlos puede ser una herramienta realmente poderosa. Seguir leyendo

Guadalupe-Reinas

Por Deniss Villalobos:

El año está por terminar y, entre listas de los mejores libros del año y retos de lectura para el siguiente, nació una propuesta que se llevará a cabo durante diciembre y los primeros días de enero, justo cuando ya todos estamos pensando en lo que haremos en 2018, olvidándonos de que aún tenemos un mes en el que, entre vacaciones y días festivos, tendremos bastante tiempo para leer. Guadalupe-Reinas es un maratón de lectura que comienza el 12 de diciembre y termina el 6 de enero, teniendo como meta 10 retos diferentes y como única regla que todos los libros sean escritos por mujeres.

El maratón es organizado por Libros B4 Tipos, un colectivo de chicas que se dedica a difundir la obra de diferentes autoras y analizarla desde el feminismo. No hay una lista oficial, cada quien escoge sus lecturas (según lo que ya tengas pendiente en tu librero o lo que te interese de las listas de toda la gente que ya se ha unido). Durante esos días habrá diferentes actividades y pueden seguir la cuenta de Twitter del colectivo o de sus diferentes integrantes para irse enterando de más noticias, checar los premios que habrá o solo para compartir sus lecturas. Seguir leyendo

La inobjetabilidad de lo bueno

Por @Bvlxp:

Qué bonito es el mundo cuando se ajusta a nuestros caprichos. Qué frustrante es cuando la ley y los otros impiden mi cruzada por ser bueno, por levantarme por encima del pantano de todas las cosas horribles que veo a mi alrededor y gritar que yo soy mejor que los demás, que soy 70% empatía y 30% de lo demás que haga falta. El infierno son los otros; si no existieran sería yo y el mundo a mi entera imagen y semejanza.

Sucede que Cinépolis Campeche colocó un aviso informando al respetable  público que no vendería boletos a personas acompañadas por niños menores de tres años. Como si se hubiera prohibido la entrada también a personas menores de tres años mentales, la cascada de lágrimas buenitas en Internet no se hizo esperar. Y es que en el universo de los traumaditos, pocas cosas existen tan inobjetables como los niños; los niños tienen derecho a todo y las necesidades de las personas con hijos (especialmente si son de las llamadas madres solteras) están por encima de cualquier consideración y el que se atreva a afirmar lo contario es un monstruo. Seguir leyendo

Vidas paralelas

Por Oscar E. Gastélum:

“The day may dawn when fair play, love for one’s fellow-men, respect for justice and freedom, will enable tormented generations to march forth serene and triumphant from the hideous epoch in which we have to dwell. Meanwhile, never flinch, never weary, never despair.”

—Winston Churchill

“The real division is not between conservatives and revolutionaries, but between authoritarians and libertarians.”

—George Orwell

Tenía pensado utilizar esta entrega para hacer una brevísima reseña de mis libros favoritos del año, pero el viernes pasado mi novia me obsequió “Churchill and Orwell” de Thomas E. Ricks como regalo de aniversario y tuve que cambiar de planes y dedicarle esta columna al urgente y poderoso mensaje contenido en la obra de Ricks. Sí, era muy obvio que devoraría en un fin de semana un libro dedicado a dos de mis más grandes ídolos, y sobre todo uno tan sabroso y bien escrito como este. Pero la importancia del libro va más allá de lo obvio, pues aunque la comparación dista mucho de ser original, recordemos que el gran Simon Schama ya había jugado a Plutarco dedicando todo un capítulo de su “History of Britain” (atinadamente titulado “Endurance”) a desentrañar los paralelismos entre estos dos colosos del siglo XX, hoy en día, ante la profunda crisis que atraviesa el mundo moderno, no podría ser más oportuna. Seguir leyendo

Entre mi verdad y la tuya

Por Nerea Barón:

La convivencia con las otras personas es, entre otras cosas, un espacio de negociación de verdades: se entretejen percepciones, se defienden puntos de vista y, en el mejor de los casos, se llega a ciertos consensos para, más tarde, llamar realidad a esa construcción conjunta.

Si no hay un otro que constate o reconozca de alguna forma nuestra verdad, sostenerla se vuelve sumamente angustiante y es fácil comenzar a dudar de ella. ¿No son los locos, en última instancia, personas con una verdad inaccesible para el resto? La película Twelve monkeys (1995) retrata bien ese problema cuando Cole (Bruce Willis), viajero del tiempo, empieza a creer que su misión es una alucinación, pues es una verdad que no es compatible con la verdad de las personas que le rodean, al ser éstas personas del pasado para quienes los viajes en el tiempo no existen. Seguir leyendo

10 autoras para pensar lo doméstico (segunda parte)

Por Alejandra Eme Vázquez:

¿Son los asuntos domésticos asuntos “menores”? ¿Son los trabajos de cuidados “verdaderos” trabajos? A partir de la manera en que cada uno de nosotros se aproxime al planteamiento de estas preguntas e intente elaborar una respuesta, podría trazarse un trayecto en el que se viera claramente cómo a lo largo de la historia humana, la relación con los así llamados hogares y las actividades que se asumen ligadas a ellos han ido marginándose del debate público como producto de políticas y discursos que pueden contextualizarse, incluso datarse.

No es novedad decir que desde la escritura teórica y literaria se han configurado y reforzado arquetipos, muchas veces muy nocivos, pero también se han combatido y desmontado. De esto no ha escapado lo referente a las “tareas del hogar”, a los “instintos de cuidado” y en general, a lo que se supone que debe ser en estos ámbitos que generalmente se asocian con “lo femenino”. Por eso es que me pareció necesario enlistar a 10 escritoras que ayudan a pensar en lo doméstico y los cuidados de formas diversas, agudas, iluminadoras e importantes. Seguir leyendo

El corazón sonriente

Por Deniss Villalobos:

there are ways out.
there is a light somewhere.
it may not be much light but
it beats the darkness.
Charles Bukowski

Uno de los primeros poemas que me gustaron, y que hasta ahora sigue siendo de mis favoritos, es The Laughing Heart de Charles Bukowski. El corazón que ríe habla sobre luz y oscuridad. Sobre salir al mundo porque aunque a veces lo pases muy mal y muchas cosas apesten, éste es hermoso y tiene muchas cosas que ofrecerte. Sobre vivir, que no es lo mismo que respirar. Sobre dejar que tu corazón ría para que haya luz, aunque sea poca porque eso es suficiente para derrotar a la oscuridad. Y aunque amo el título, aunque me encanta imaginar un corazón que de tan ligero se carcajea, no creo que mi corazón sea uno que ríe.

He seguido el consejo de Hank y salgo con más frecuencia al mundo, pero mi corazón se cansa fácil, anda siempre despacio y sin hacer mucho ruido. Necesita ver gente, escuchar niños, acariciar perros, subirse al metro, leer en un autobús, comer en un restaurante, y con eso tiene a veces para cerrarle la puerta en la cara a la tristeza o la ansiedad. Otras veces eso no basta, pero hay malos días que ni con una estrella explotando se arreglarían. A veces, incluso, mi corazón se atreve a hacer un poquito más. No porque le dé miedo, que sí, pero en realidad porque no lo necesita muy seguido. Si va a una reunión con música y mucha gente dos veces al año, tiene suficiente y no necesita más por meses. No odia a la gente, no es frío, no es que nada le interese. Es que tiene con poquito y está bien. Seguir leyendo

Efemérides

uncached

Twitter