Sí podía saberse

Por Óscar E. Gastélum

Today we are trying to spread knowledge everywhere. Who knows if in centuries to come there will not be universities for re-establishing our former ignorance?

—Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799)

Cada vez es más evidente que Andrés Manuel López Obrador está utilizando el poder casi absoluto que le concedieron en las urnas treinta millones de mexicanos para cumplir su sueño:  convertir a México en una autocracia aislada y empobrecida, con un partido hegemónico invencible, donde no exista la separación de poderes, ni los organismos autónomos, ni ningún otro tipo de contrapeso institucional, y en la que reine la mentira, la adulteración histórica y un relato demagógico cada día más desconectado de la realidad. A nadie debería sorprenderle que un cliché ambulante como el demagogo tabasqueño eligiera el camino del autoritarismo, de hecho, muchos predijimos lo que sucedería con precisión milimétrica, y no porque tengamos poderes sobrenaturales dignos de Nostradamus, sino porque era una obviedad del tamaño del ego de Juan Trump.

Este ominoso panorama ha motivado a varios votantes del demagogo a hacer un doloroso examen de conciencia. En Twitter, por ejemplo, algunos han redactado largos hilos en los que, los más honestos, confiesan su arrepentimiento, mientras que los necios se aferran a su error con uñas y dientes y en tono desafiante. Esos testimonios públicos a su vez han desatado un debate en torno a cómo debe tratar la resistencia democrática a los arrepentidos, ¿es útil echarles en cara su voto? ¿Es contraproducente responder a su remordimiento con un arrogante “te lo dije”? ¿Deben los críticos del régimen renunciar al irónico mantra “no podía saberse, no es culpa de nadie” para no alienar a aliados potenciales?

Para empezar, habría que recordar que más de la mitad de los sufragios que recibió López Obrador en 2018 fueron emitidos por personas que en condiciones normales jamás habrían votado por un personaje como él. Estamos hablando de aproximadamente quince millones de votantes que no son sus fanáticos incondicionales sino que lo usaron como una bomba molotov en contra el status quo. La motivación de esa gente fue el hartazgo y la indignación, no el fanatismo ciego o el resentimiento. Jamás han leído a Marx, ni a Laclau, ni a Gramsci, ni al pobre de Gibrán, y no votaron por vivir en una autocracia, ni por el desmantelamiento del Estado, ni por la captura de los organismos autónomos, ni por la destrucción de la división de poderes, ni por socavar la idea de la verdad objetiva a base de propaganda y bombardeos matutinos de mentiras, ni por el reparto multimillonario de limosnas para crear un ejército clientelar, ni por despojar a los niños con cáncer de medicinas, ni por que México se convirtiera en el nuevo cuartel general de las autocracias del Foro de São Paulo, ni por un pacto de impunidad con Peña Nieto, ni por usar a la Guardia Nacional para perseguir migrantes centroamericanos, ni por la claudicación del Estado frente a don Ovidio y sus sanguinarios sicarios, ni por crecer al -0%.

No, esos mexicanos que en un acto de desesperación le dieron su voto a López Obrador lo hicieron con la esperanza de que su decisión generara un cambio positivo, votaron por el fin de la corrupción y la violencia, y por mejores empleos y mayor prosperidad. Y como no son fanáticos dispuestos a seguir a ningún politicastro al abismo, abandonarán al demagogo en cuanto se den cuenta de que no sólo no cumplió con ninguna de sus promesas sino que hundió al país en un hoyo mucho más profundo y oscuro que en el que ya estaba sumido. Y cuando esto finalmente suceda, sería una soberana estupidez restregarles en la cara su voto o ahuyentarlos con “telodijes” arrogantes y antipáticos. El futuro de nuestra democracia depende de que esa gente abra los ojos a tiempo y nos ayude a derrotar a la secta en 2021, en la que podría ser la última elección medianamente libre de nuestras vidas.

En pocas palabras, usar el “no podía saberse” en contra de esos millones de votantes arrepentidos sería un disparate suicida, pues los necesitamos para derrotar a este corrosivo régimen antes de que sea demasiado tarde. Pero esa lógica no aplica a las celebridades y figuras públicas que usaron irresponsablemente su fama y su desproporcionada influencia para maquillar las peores facciones de un proyecto cavernario y peligroso. Y muchísimo menos a los intelectuales y académicos que prostituyeron su intelecto y lo pusieron al servicio de un demagogo bananero. Y es que no se trata de “linchar” u “hostilizar” a nadie por su voto, sino de llamar a cuentas a un grupo de divos  ultraprivilegiados que tenían el deber sagrado de fungir como guardianes de la verdad, la razón y la democracia, pero prefirieron transformarse en porristas acríticos de un peligroso Caudillo populista, traicionando no sólo su responsabilidad histórica sino al pueblo que pagó a través de becas esos carísimos postgrados que a la hora de la verdad no sirvieron para nada.

Una de las lecciones más valiosas que nos heredó el convulso siglo XX es que los intelectuales suelen deslumbrarse frente a las ideologías antiliberales y los tiranos carismáticos. Y otra más es que cada cierto tiempo Latinoamérica produce caudillos populistas que sin excepción alguna terminan hundiendo a sus países en el caos y la miseria. Pero previsiblemente nuestros académicos porristas decidieron renunciar a sus facultades críticas e ignorar las lecciones de la historia. Y en lugar de reconocer la obvia amenaza que representaba el demagogo para nuestra incipiente democracia, y de usar todo su talento, influencia y prestigio para denunciarlo y combatirlo, prefirieron cerrar los ojos y perderse en discusiones bizantinas, anestesiando su conciencia con teorías irracionales que reivindican al populismo como el culmen de la democracia. Cada vez que me sumerjo en esos repugnantes textos que los propagandistas del régimen se inyectan como yonquis, recuerdo los sesudos ensayos que hace unas décadas hacían apología del totalitarismo, ensalzando al camarada Stalin o al “chairman” Mao, y me viene a la mente una de mis frases favoritas de Orwell: “Es indispensable pertenecer a la intelligentsia para creer estupideces como esas, un hombre común no puede ser tan imbécil.”

Así pues, esta nueva traición de los clérigos —para invocar al gran Julien Benda— no puede ser perdonada ni olvidada con la facilidad que ellos desean e incluso exigen. Sobre todo porque la inmensa mayoría de nuestros intelectuales paleros ni siquiera han reconocido que se equivocaron, y mucho menos se han arrepentido de su costoso yerro. Por el contrario, siguen cobrando por normalizar las acciones transparentemente antidemocráticas de un Caudillo mitómano y delirante, ya sea desde la incondicionalidad enardecida o cómodamente refugiados detrás de esa infumable tibieza que se caracteriza por trazar una ilusoria equivalencia moral e intelectual entre el autoritarismo y sus críticos más acérrimos, entre los demócratas y los asesinos de la democracia. Toda esa gente debe pagar un precio reputacional altísimo por su complicidad con un aspirante a autócrata. Y exigirles cuentas por la frivolidad irresponsable con la que le dieron la espalda a la democracia es un deber cívico y un ejercicio de higiene pública indispensable para evitar que esta bochornosa historia se repita.

Porque sí podía saberse, y quienes tenían el deber de saberlo y advertirlo le deben una explicación y una disculpa a la sociedad a la que le fallaron…