Los idus autocráticos de marzo

Por Óscar E. Gastélum

“A menudo es esencial resistir a una tiranía antes de que exista.”

 —G. K. Chesterton

 

Hace apenas cien días que arrancó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero la lista de disparates, desastres y retrocesos provocados por él y sus huestes es tan amplia que resulta muy difícil elegir los diez escándalos más nocivos de su naciente reinado. Y es que las catástrofes se acumulan a una velocidad tan vertiginosa que es prácticamente imposible recordar lo que esta plaga bíblica disfrazada de movimiento político destruyó ayer, pues ya quedó sepultado bajo las calamidades y absurdos que provocó hoy, y algo muy parecido sucederá mañana. Sin embargo, creo que nunca olvidaremos lo acontecido el pasado jueves catorce de marzo, el peor día en lo que va de esta pesadilla, pues quizá ésa fue la fecha exacta en que nuestra comatosa democracia recibió la estocada mortal.

Todo empezó un día antes, el miércoles trece, cuando algunos de los voceros más abyectos del régimen difundieron pasajes del libro que algún pobre diablo le escribió a Tatiana Clouthier. En dichos extractos, la tía favorita de la secta acusa, sin aportar una sola prueba, a personajes de la talla de Enrique Krauze de haber tejido una tenebrosa conspiración en contra del inocente demagogo durante la elección de 2018. Sí, una analfabeta funcional como Tatiana, incapaz de hilar dos frases coherentes o de redactar un tuit medianamente ininteligible, se atrevió a calumniar a uno de los intelectuales más lúcidos y comprometidos con la democracia que tenemos en México. Un sainete que pinta de cuerpo entero al régimen autoritario, mendaz, intolerante y obscurantista que padecemos.

Sin embargo, hasta la noche del miércoles trece esa indignante bajeza no parecía más que un hecho aislado, producto de la arrogancia de una mujer que perdió el piso y la vergüenza al mismo tiempo que sacrificó sus principios e ideales en el altar del demagogo. Pero los hechos del aciago jueves catorce dejaron muy claro que todo aquello había sido la primera parte de un plan, de una estrategia urdida en las más altas esferas del régimen y cuyo principal objetivo consistía en desacreditar e intimidar a los herejes y los blasfemos que se han atrevido a cuestionar la infalibilidad del demagogo mitómano y megalómano que nos desgobierna.

Para empezar, López Obrador apareció en su soporífera y tóxica homilía mañanera junto a Santiago Nieto, titular de la Unidad de Investigación Financiera de la Secretaría de Hacienda. ¿Acaso el demagogo anunciaría el rompimiento del pacto de impunidad que selló con Peña Nieto y su pandilla y anunciaría varias investigaciones en su contra? Nada más alejado de la realidad. Pues mientras los autores de la Estafa Maestra y los protagonistas del caso Odebrecht disfrutan de la libertad y la tranquilidad que sólo la impunidad puede garantizar, Santiago Nieto se limitó a anunciar que todo el peso del Estado caería sobre los productores de un documental que incomodó al demagogo durante la campaña presidencial. Sí, así como lo oye, querido lector: Mientras Elba Esther, Napito, Romero Deschamps, Peña Nieto, Rosario Robles, Emilio Lozoya y un interminable etcétera de corruptos que han saqueado a nuestro país durante décadas, gozan de sus fortunas mal habidas en libertad, uno de los mastines más feroces del régimen se le fue a la yugular a un grupo de personas que cometieron el imperdonable crimen de producir un documental sobre la historia del populismo en Latinoamérica.

Pero eso no fue todo, pues esa misma mañana, el portal Eje Central presentó con bombos, platillos y fanfarrias, un supuesto reportaje de investigación titulado Operación Berlín, que más bien parece el guión de una pésima película de Serie B o un capítulo particularmente malo de la Rosa de Guadalupe. Pero más allá de sus risibles aires periodísticos, el libelo de marras resultó ser poco más que un burdísimo atentado en contra de la reputación de un puñado de intelectuales y empresarios antilopezobradoristas (como si ya no habitáramos en una democracia y estar en contra del demagogo fuera un crimen imperdonable o un pecado imposible de expiar). A nadie debería extrañarle que entre las reputaciones que el libelo trató de arrastrar por el fango estaba, nuevamente, la de Enrique Krauze, un hombre que ha luchado durante décadas a favor de la democracia, y al que los propagandistas de la secta parecen querer convertir en el villano oficial. Una maniobra con un fuerte tufo antisemita que me recuerda lo que el tirano húngaro Viktor Orbán hizo con George Soros.

La moraleja de esta triste historia no podría ser más clara y desoladora: López Obrador puede pactar con los políticos más asquerosamente corruptos, amnistiar a los criminales más brutales y vesánicos o ser insólitamente obsequioso con el “Chapo” Guzmán y su familia. Pero jamás podrá tolerar a sus críticos, sobre todo si son intelectuales genuinamente liberales o empresarios que no se postran sumisamente frente al Caudillo narcisista y todopoderoso. Contra esos neofascistas mezquinos el fuerte del demagogo sí es la venganza y, cual tiranuelo bananero, ya demostró que es capaz de usar facciosamente las instituciones del Estado para tratar de acallarlos o destruirlos.

Así pues, la cacería de brujas desatada el catorce de marzo de 2019 confirmó más allá de toda duda que el régimen que encabeza Andrés Manuel López Obrador será descarada y profundamente autoritario, pues no tolerará la crítica y usará a las instituciones del Estado para perseguir a sus detractores. Pero aunque parezca mentira esa no fue la única calamidad acontecida en esta fecha infausta. Y es que como cereza en el pastel, la alianza PRIMOR en la Cámara de Diputados aprobó reformar la Constitución para incluir la famosa “revocación de mandato” y la figura de la “consulta popular” entre sus cláusulas. La farsa de la “revocación” (ninguna democracia avanzada cuenta con esa figura) no es más que el primer paso rumbo a la reelección del demagogo, y la otra reforma legitimará esas consultas espurias a las que el tirano en ciernes es tan afecto y de las que seguirá valiéndose para disfrazar de vox populi sus necedades más peligrosas y nocivas. Resulta increíble y terriblemente deprimente contemplar la velocidad con la que un solo hombre puede destruir lo que llevó tantas décadas de lucha y sacrificios construir.

En resumen, es obvio que el demagogo quiere sembrar terror en el corazón de sus críticos, amedrentarlos para que no se atrevan a emitir opiniones en su contra, especialmente dentro de un par de años durante su campaña de revocación de mandato. Y no nos engañemos, es imposible no sentir miedo frente a un hombre perverso y todopoderoso que gusta de rodearse de mafiosos de la peor calaña. Además, existen pocas cosas más peligrosas que una secta de fanáticos liderada por un Caudillo iluminado convencido de que está destinado a redimir a las masas. Pero no podemos permitir que el miedo nos paralice. Debemos aguantar la persecución y las andanadas de ataques y calumnias a las que sin duda alguna seremos sometidos, y luchar hasta el final por rescatar nuestra endeble democracia de las garras de este autócrata obtuso y destructivo.

El motor de la Resistencia debe ser la razón y su combustible la indignación legítima y el amor por la democracia, la libertad y la verdad. Pues esta será una batalla por el alma del país, en la que tendremos que defender un puñado de ideas y valores sagrados, que son la base de nuestra civilización y del mundo moderno. No sé usted, querido lector, pero yo no quiero que mis hijos crezcan esclavizados en una autocracia aislada, miserable y putrefacta como la que nos legará el demagogo si se sale con la suya. Y créame: el juicio de la historia, y las generaciones futuras, serán implacables con los cobardes, los tibios y los cómplices de esta locura.