Looking for Something?
Menu

Persépolis

Por Deniss Villalobos


Conozco personas que hoy en día siguen pensando que leer cómics, novelas gráficas o manga es un acto «inferior» a leer una novela o un libro de ensayos. Pasa lo mismo con aquellos que sueltan un «apaga la televisión y abre un libro» a la menor provocación, sintiéndose superiores de alguna forma. No sé ustedes, pero yo prefiero ver The Sopranos a leer el nuevo de Carlos Cuauhtémoc Sánchez. Por eso me incomoda la idea de que leer una historia que tiene dibujos sea considerado algo para niños, adolescentes o treintones raros obsesionados con Japón o los superhéroes: esos estereotipos son bastante ridículos.

Entre todo lo que he leído, varias de mis historias favoritas tienen dibujos y viñetas. Uno de esos títulos es Persépolis, un cómic de la autora iraní Marjane Satrapi que conocí hace un par de años (y que mi madre me regaló en mi pasado cumpleaños). La protagonista es la misma Marjane y empieza en 1979, cuando a su alrededor todo era caos. Caía el reinado del Shah de Persia en Irán y se levantaba una república islámica basada en el fundamentalismo religioso, así que entre las preocupaciones de esa Marjane de diez años estaban la revolución, el tener que usar un velo y separarse de sus amigos hombres en la escuela, la seguridad de su familia y las miles de preguntas que surgían en su cabeza, pero también lo terrible que era despedirse del niño que le gustaba y la competencia de quién era mejor entre sus amigas.

Persépolis está llena de grandes lecciones. Ver crecer a una chica en medio de cambios sociales tan drásticos es bastante educativo para quienes no hemos pasado por algo así, además de aprender mucho sobre la historia de Medio Oriente en el siglo XX, pero en la normalidad de lo narrado podemos encontrar muchísimos detalles con los que todos podemos identificarnos. Todos hemos perdido —o perderemos— a un ser querido; todos hemos tenido que separarnos de alguna persona o lugar que queremos mucho; a todos nos gusta la música y la usamos para decir lo que sentimos, y también quiero creer que todos hemos recibido un gran consejo por parte de nuestra abuela, como éste que recibió alguna vez Marjane:

«En tu vida conocerás muchos tontos. Si te hacen daño, recuerda que es porque son estúpidos. No respondas a su crueldad. No hay nada peor que la amargura y la venganza. Muestra siempre tu dignidad y sé fiel a ti misma.»

Creo que todos deberían leer esta historia para saber qué pasó en la vida de una niña que de pequeña tenía conversaciones con Dios —al que imaginaba físicamente como Karl Marx— y que como adulta tuvo que vivir el choque cultural entre Medio Oriente y Occidente. Encontrarán que no existen tantas diferencias entre una chica iraní y ustedes. Además podrán desechar la idea de que los libros con dibujitos son una pérdida de tiempo, pues este maravilloso cómic está lleno de guerra, pérdida e historia, pero también de amistad, amor y autoconocimiento.

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter