Looking for Something?
Menu

Zoológico fantástico

Por Deniss Villalobos:

En muchos libros de ficción hay animales fantásticos. Mezclas de algunos que existen “en el mundo real” y que en esas páginas cobran vida en forma de caballo-pájaro, zorro-tortuga o cualquier cosa que al autor se le ocurra. Algunos están basados en criaturas mitológicas y es desde esos mitos que los animales fantásticos existen. También existieron los bestiarios, donde animales reales se mezclan con la fantasía, como la descripción del elefante y su enemigo natural; el dragón. Sirenas y tigres conviven en la misma página haciendo borrosa la línea entre el animal real y el animal imaginado.

También pienso en las bestias fantásticas del arte pictórico, como el demonio que vemos en el centro del infierno en El jardín de las delicias o las criaturas en algunas pinturas japonesas basadas en bestias que forman parte de su folklore. Podríamos hablar horas sobre animales fantásticos en el arte, escribir libros sobre las criaturas de Tolkien o ir a leer el que ya existe de J.K. Rowling, y aunque es un tema que me interesa mucho, también, desde algún tiempo, me gusta pensar en esos animales que podrían haber sido inventados por alguien pero existen en la naturaleza, animales que pueden estudiarse y quizá admirarse de cerca. Animales que están hechos de lo mismo que nosotros y no solo de palabras, arcilla o pintura.

Es cierto aquello de que a veces la realidad supera a la ficción, o por lo menos quedan empatados, y creo que en este caso esa idea aplica a la perfección. Quizá nunca voy a ver a esos animales fantásticos-reales frente a frente y tendré que conformarme con fotos, lo cual de alguna forma los vuelve más parecidos a los animales que solo existen en la imaginación, pero saber que existen en alguna parte del mundo, que se mueven y comen y duermen y se reproducen y, también que mueren, me hace sentir muy bien. Reconforta al menos enterarse de la existencia de criaturas extrañas y curiosas que existen en el mismo planeta que yo.

Así que dejo aquí algunos ejemplos de animales que podrían ser parte de un zoológico fantástico pero que me alegra que vivan en lugares recónditos donde los humanos solo podemos echar un vistazo de vez en cuando:

Jorunna parva

jorunna

El conejo marino parece una de esas mascotas pequeñas y esponjosas que se vendían en las tiendas del Callejón Diagon en el mundo de Harry potter. También podría pasar por pokémon o peluche en cualquier aparador de una juguetería, pero en realidad esta graciosa criatura en una babosa marina y vive en el océano Indo-Pacífico. Su nombre científico es jorunna parva y algunos datos curiosos sobre esta babosa son que no llega a medir más de 2.5 cm, son hermafroditas y viven máximo un año.

Venezuelan poodle moth

polilla

La polilla poodle podría formar parte de una película de Guillermo del Toro o un libro de Neil Gaiman, pero es en el Parque Nacional Gran Sabana de Venezuela donde el biólogo Arthur Anker la descubrió en el año 2009. Aún no se sabe mucho de esta polilla (si forma parte de una familia que ya existe, pero que solo es común en Europa) o si Anker, en efecto, descubrió una nueva especie. Mientras tanto tenemos fotos de esta criatura de ojos saltones, cuerpo de algodón y antenas que parecen metálicas para sorprendernos.

Kiwa hirsuta

cangrejo

El cangrejo yeti fue descubierto en 2005 y su existencia quizá se deba a que alguien en alguna parte imaginó que los cangrejos también pasan frío y entonces uno nació con suéter. Esta especie es omnívora, no tiene ojos y su nombre, kiwa hirsuta, le fue dado en honor a una diosa de la mitología polinesia. Este cangrejo vive en fuentes hidrotermales a lo largo de la dorsal Pacífico-Antártica y las bacterias que viven en su “pelaje” se encargan de destoxificar minerales venenosos que existen en el agua en el que habitan.

Balaeniceps rex

picozapato

El ave picozapato es uno de los animales que más me llaman la atención, pues parece sacado directamente de un bestiario: de color gris-azulado, enorme pico y descrita como solitaria y silenciosa, esta ave es una de las más extrañas del mundo. Habita zonas tropicales del este africano y además de tener características tan particulares en un ave, llegan a medir más de un metro de largo. Se alimentan de peces, reptiles y mamíferos pequeños, y aunque es muy difícil observarlas en la naturaleza, debido a que están en peligro de extinción, hay algunos ejemplares en zoológicos de Europa.

Inia geoffrensis

delfin

Dejé uno de mis favoritos para el final: el delfín rosado. Confieso que el color rosa ni siquiera es de mis favoritos (al menos no al vestir o para decorar mi habitación), pero cuando lo encuentro en la naturaleza no puedo evitar sonreír, en especial cuando se trata de un animal pues me gusta pensar que por ahí andan algunas criaturas luciendo como algodón de azúcar viviente. Se conocen dos subespecies de este delfín de río y se encuentran en la cuenca del Amazonas, la del río Madeira y la de Orinoco. Son los delfines de río más grandes que se conocen y pueden llegar a medir casi tres metros. En la mitología de la Amazonia peruana y brasileña se cuenta que el delfín rosado se transforma por la noche en un atractivo varón que sale a seducir y robar mujeres.

***

Y tú, ¿conoces algún otro animal fantástico?

Puede interesarte

Lo más vital
Con las patas y el caparazón
Cometer errores
Hidrógeno y magia
Asombrosas criaturas
Sobre la reciprocidad

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter