Looking for Something?
Menu

Un poco más acerca del Decálogo de San Ivo

Uno de los primeros códigos éticos de nuestra profesión es atribuido a San Ivo de Kermartin (17 de octubre de 1253 en Kermartin, Francia – 19 de mayo de 1303 en Louannec, Bretaña), quien es un santo francés, patrón de los abogados y de los niños abandonados.

Estudió derecho en la Universidad de París. Fue nombrado juez del tribunal en Bretaña y en el ejercicio de su cargo se dedicó a proteger a los huérfanos, a defender a los desvalidos y a impartir real justicia.

Fue llamado el abogado de los pobres. Se decía de él que, no contento con ayudar a los que vivían en su región, se trasladaba a otras provincias a defender a los que no tenían con que pagar, y a menudo él erogaba los gastos.

Los últimos quince años de su vida los dedicó totalmente al sacerdocio. Consiguió dinero de donaciones y construyó un hospital para enfermos. Falleció a los 50 años de edad.

Fue canonizado en junio de 1347 por el Papa Clemente VI y su fiesta es celebrada el 19 de mayo. En su tumba fue inscrito en latín:

SANCTVS IVO ERAT BRITO/ ADVOCATUS ET NON LATRO/ RES MIRANDA POPULO.

La traducción aproximada es:

“San Ivo era bretón,

abogado y no ladrón,

maravilla para el pueblo.”

Este es el Decálogo de San Ivo:

I. El abogado debe pedir ayuda a Dios en sus trabajos, pues Dios es el primer protector de la justicia.

II. Ningún abogado aceptará la defensa de casos  injustos, porque son perniciosos a la conciencia y al decoro profesional.

III. El abogado no debe cargar al cliente con gastos excesivos.

IV. Ningún abogado debe utilizar, en el patrocinio de los casos que le sean confiados, medios ilícitos o injustos.

V. Debe tratar el caso de cada cliente como si fuese el suyo propio.

VI. No debe evitar trabajo ni tiempo para obtener la victoria del caso que tenga encargado.

VII. Ningún abogado debe aceptar más causas de las que el tiempo disponible le permita.

VIII. El abogado debe amar la justicia y la honradez tanto como las niñas de sus ojos.

IX. La demora y la negligencia de un abogado causan perjuicio al cliente y cuando eso acontece, debe indemnizarlo.

X. Para hacer una buena defensa el abogado debe ser verídico, sincero y lógico.

 

Puede interesarte

Médicos vs. Abogados 2
Poseer o destruir
Príncipe Azul
Rebelión en la oficina
México

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter