Looking for Something?
Menu
Posts Tagged for

justicia

Privilegio

Por Nerea Barón:  

Si lo que quieres es vivienda

industria (General Electric en la reservación indígena)

coche para todos, un garaje, refrigerador

TV, más plomería, autopistas

científicas, aún eres

el enemigo, has decidido

sacrificar al planeta por unos cuantos años de

utopía de ciencia ficción.

Carta revolucionaria #19, Diane di Prima

 

Nadie que tenga un poco de conciencia social expresaría conformidad con su lugar privilegiado en la sociedad; no cuando, por definición, el privilegio existe en la medida en la que se monta sobre los hombros de miles y miles de no-privilegiados. En un sistema que trafica con la escasez (y promete la abundancia), la injusticia es la condición de posibilidad para que unos cuantos gocen de toda clase de lujos y comodidades. La consigna, en esa medida, parece ser renunciar a cierto privilegio para fomentar la justicia social: pagar mejor a tus empleados, redistribuir los bienes, usar la opulencia a favor del bien común. Seguir leyendo

Triunfalismo barato

 Por Frank Lozano:

Por supuesto que no se trató de una cortina de humo. Por supuesto que no tiene nada qué ver con el precio del dólar ni con todas las calamidades que nos ocurren. La detención de Archivaldo Guzmán Loera, alias el Chapo, sólo es el hecho que momentáneamente cierra uno de los episodios más vergonzosos en la historia nacional.

Desde su última fuga su detención se volvió una obligación. La huida del delincuente exhibió la fragilidad del sistema de seguridad mexicano. Hizo que el Presidente se tragara y se olvidara de aquellas palabras que le expresó a León Krauze durante una entrevista, en la que dijo que “sería un error imperdonable” una segunda fuga del Chapo. Seguir leyendo

Eduardo López Betancourt

En nombre del Derecho se aprueban leyes incoherentes, absurdas, ajenas a la exigencia de la angustiante realidad.

Don Raúl Eduardo López Betancourt nació el 7 de noviembre de 1944 en la ciudad de Iguala, estado de Guerrero.

Inició su educación en la Escuela Primaria Andrés Figueroa, posteriormente ingresó a la Escuela Secundaria Plan de Iguala, ambas ubicadas en su ciudad natal. Terminó el bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria. Cursó sus estudios profesionales en la Facultad de Derecho, mismos que concluyó con la defensa de la tesis Los tratados internacionales dentro del orden constitucional mexicano. Contrajo matrimonio con Elba Cruz y Cruz. Desde 1977, es maestro en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras, grado que obtuvo con la defensa de la tesis El antifederalismo de Carlos María de Bustamante. En 1983 recibió el grado de doctor en la disciplina anterior, con la tesis Carlos María de Bustamante: Legislador, 1822-1824. En el año 2000 se le nombró doctor en Derecho por la Universidad Autónoma de Nayarit, por la tesis Pedagogía jurídica.

Desde el 1 de abril de 1967 incursionó a la docencia en su alma mater, como profesor del primer curso de Derecho penal. Ha sido catedrático de la División de Estudios de Posgrado; de la Escuela Normal Oral; de la Superior de México; de la Facultad de Filosofía y Letras; de Psicología y de la Escuela para Extranjeros de la Universidad. Se ha desempeñado como jefe de clases de civismo en diversas escuelas secundarias de la capital. Don Juan Jorge Bautista Gómez afirma que es un “…Autor que siempre se ha distinguido por ser un gran analista jurídico, político, del mundo contemporáneo y del Estado mexicano”. Ha sido presidente del Comité de Tutorías de Derecho Penal y Procesal Penal de la División de Estudios de Posgrado; profesor distinguido con la categoría académica de Catedrático UNAM; miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología; consejero universitario, representante de los profesores de nuestra Escuela; y presidente del consejo consultivo de la Barra Nacional de Abogados. Asimismo, fue profesor de enseñanza secundaria. En el Colegio Madrid impartió la asignatura de Derecho positivo mexicano.

Fuera del ámbito académico ejerció, entre otros, los cargos de: abogado de atención de amparos en el Departamento de Asuntos Agrarios; subdirector general de Gobernación en el Distrito Federal; y procurador general de justicia del estado de Guerrero.

Ha asesorado múltiples tesis profesionales y ha sido llamado como colaborador permanente de diversos diarios de circulación nacional; además, ha dictado gran cantidad de conferencias. Entre sus obras más importantes se encuentran:  El derecho en México; La crisis; Ideario jurídico y social; Glosario jurídico penal; Manual de derecho positivo mexicano; Introducción al derecho penal;  Teoría del delito y de la ley penal; Imputabilidad y culpabilidad; El delito de fraude: reflexiones; Delitos en particular; No te conozco: hechos reales con visos de novela; Serpentario y cartas a los hombres del poder; Derecho constitucional; Drogas: su legalización; Drogas: entre el derecho y el drama; Derecho procesal penal; y Pensamientos, 1998. Entre las obras que ha escrito en coautoría, destacan Reglamentación de las jurisdicciones indígenas en México y La prueba indiciaria presuncional o circunstancial en el nuevo sistema penal acusatorio.

El maestro es un generador de debate, por lo que le han granjeado buenas y malas querencias, pero nunca indiferencias. Él mismo lo reconoce cuando en su página web puede leerse “…Es crítico asiduo de los malos sistemas políticos. Su valor civil ha sido motivo de persecuciones y descalificaciones”. En el portal Mis profesores hallé esta opinión sobre la calidad docente de don Eduardo: “…Me parece uno de los mejores maestros de la Facultad; realmente considero que quienes lo critican no tienen argumentos sólidos (…). Aunque es muy duro, realmente es un gran maestro (…) ya que el aprendizaje es responsabilidad del alumno”; o esta otra: “…Tiene una personalidad única y si critica a la autoridad es porque ha sufrido mucho a lo largo de su carrera por no callarse”; y esta última: “…Nadie se salva de los defectos, así que en mi opinión es un excelente profesor, le importa el progreso de sus alumnos y su formación”.

En su carrera profesional ha recibido diversos reconocimientos. Es doctor Honoris Causa por el Consejo Directivo Internacional del Consejo Iberoamericano en Honor a la Calidad Educativa, en Punta del Este, Uruguay. En 2010, fue merecedor del Premio Jus.

Durante la imposición de su nombre en un aula de la Universidad Autónoma de Guerrero, don Ricardo González Reyes se refirió a él con las siguientes palabras: “El homenaje que hoy rendimos a don Eduardo López Betancourt es solo la consecuencia indiscutible de toda su aportación a la unidad académica, y no solo a ella, sino, en general, a la formación de maestros y doctores en Derecho. En Guerrero se le considera uno de los más brillantes juristas del país y nos sentimos orgullosos de que él, como nosotros, sea un gran guerrerense”.

Medio tiempo

Por Frank Lozano:

En términos futboleros, la gestión de Enrique Peña Nieto se encuentra en el medio tiempo. Los primeros cuarenta y cinco minutos del partido, no han sido favorables.

Revisemos línea por línea. La defensa, equivale al ámbito de la seguridad. Esta línea hace agua. Los centrales, que bien pudieran ser la policía federal, el ejército, la armada y el sistema de justicia, no se coordinan. Pelota que llega al área, se las rematan y termina en gol. Seguir leyendo

Un minuto de silencio

Por Nerea Barón:

“Ningún otro lenguaje tiene mayor fuerza de persuasión que el lenguaje de la violencia. No necesita traducción y no deja lugar a ninguna duda” —Sofsky.

Me molestan las palabras encantadas, esas que hacen que cualquiera, ipso facto, voltee a verte de golpe: macana, verga, rostro desfigurado. La violencia es demasiado genérica: el cuerpo gimiendo y el mundo cerrándose hasta asfixiarte. Lo que se diga después es irrelevante. Frente al puño cerrado no hay negociación ni ideología ni relativismo posible. La voz de la desesperación no es —ni tiene por qué ser— articulada. Seguir leyendo

Y contando

Por Alejandra Eme Vázquez:

Uno. Los aniversarios pueden llegar a ser una cosa terrible. Dos. Las vueltas al sol hacen una distancia que a veces preferiríamos borrar. Tres. Cuatro. Decir: paren el mundo, todavía no entendemos, todavía no nos recuperamos de la herida de hace tantos días con sus tantas noches. Cinco. Todavía no asimilamos. Seis. Pero el tiempo, ese alcahuete, más que no perdonar parece que extermina culpas. Siete. Como si el tiempo mismo fabricara las impunidades. Ocho. Nueve. Ya es septiembre. Diez. Seguir leyendo

Summer is coming

Por Oscar E. Gastélum:

“Ya viene el verano la estación violenta

mi juventud ha muerto como la primavera.”

 Guillaume Apollinaire

El domingo pasado terminó una temporada más de Game of Thrones y, como suele suceder desde hace cinco años, el final nos dejó hundidos en un profundo duelo que tendremos que superar en los próximos, larguísimos, diez meses. Y es que para nosotros, los auténticos fanáticos de la saga, el invierno comienza en el verano. Seguir leyendo

Los intelectuales y el derecho (sobre la justicia social), Carlos Fuentes

La aplicación de la ley en todos los casos, la coincidencia de nuestro admirable derecho estatuario con una práctica que dista muchísimo de reflejarlo, la limpieza e independencia del poder judicial, la confianza y seguridad de millones de mexicanos desamparados en la justicia, son metas de una tarea en la que pueden colaborar pueblo y gobierno en México […]. Seguir leyendo

Los intelectuales y el derecho (sobre la impunidad), Javier Marías

[…] El carácter más sombrío de esta novela […] tiene que ver con otra cuestión, la impunidad que cada día más impera en el mundo, o esa es la sensación que muchos tenemos y que crece en nosotros a diario. No sé citar de memoria, pero en Los enamoramientos uno de los personajes dice algo parecido a esto: “El número de crímenes desconocidos supera con creces el de los registrados, y el de los que quedan impunes es infinitamente mayor que el de los que son castigados”.

Seguir leyendo

Medina Mora y el estado sordo

Por Frank Lozano:

Se consumó el nombramiento de Eduardo Medina Mora como Ministro de la Suprema Corte de Justicia del país. Su nombramiento se apega al proceso legal, pero se despega de un aspecto vital en términos de confianza y fortalecimiento institucional, como lo es la legitimidad.

En México no hemos tenido respiro. Un escándalo sucede a otro. El estado mexicano y en particular, la presidencia de la república, se resquebrajan a pasos agigantados. La forma en la que se toman las decisiones y la forma en la que se procesan los conflictos son igual de graves que las decisiones y los conflictos mismos. A diferencia de tapar un hoyo mientras se abre otro, el gobierno mexicano abre puros hoyos.

Al parecer, en la presidencia de la república hay un desdén anticipado a las reacciones sociales o de plano un cinismo declarado. Una parte de los mexicanos aún no se repone del nombramiento de un empleado del presidente para investigarlo por el conflicto de interés, o, por lo que parecer ser un intento de privatizar el agua, cuando encima ya tiene el nombramiento de un personaje como Eduardo Medina Mora.

Lo que se dice y lo que se ha documentado de él, es materia suficiente para poner en duda su capacidad de dirigir durante 15 años la última institución que, de una u otra forma, se mantenía más o menos intocada.

¿Cuáles son sus cartas credenciales? Matar el CISEN; consolidar la impunidad desde su opaca y abúlica actuación al frente de la Procuraduría General de la República o bien, en materia de Seguridad contribuir desde la ineptitud, a tener el país violento que hoy tenemos.

Con la llegada de Media Mora, se termina por trastocar ese último resquicio de legitimidad institucional y de confianza, tan fundamental en la impartición de justicia.

Medina Mora llega a pesar de él. Llega y a su llegada exhibe una vez más la sumisión del PRI y el penoso pragmatismo del PAN. El espectáculo de lisonjería ofrecido por los senadores del PRIAN fue bochornoso e indigno de un poder que, en el papel, era el responsable de haber realizar un ejercicio de investigación serio para determinar el perfil de quien tendría que ocupar el lugar que ahora ocupará el amigo del presidente Peña Nieto.

Y no, no se trata de que una minoría, como la llamó Javier Lozano, se oponga a todo, se trató de un movimiento social que en tiempo récord logró obtener 55 mil firmas o si se quiere, 55 mil llamadas de alerta que exigían retirar la propuesta del hoy ministro.

El escenario a futuro es desolador, la justicia entrará en una fase franca de simulación. Los poderes fácticos habrán terminado de controlar al estado. Los intereses generales de la nación volverán a ser sepultados. La impartición de justicia profundizará el declive en el que se encuentra. La institución se devaluará hasta volverse un poder subyugado al presidente.

Adiós separación y equilibrio de poderes. Bienvenida, ahora sí, la república de la simulación. 

Efemérides

uncached

Twitter