Looking for Something?
Menu
Posts Tagged for

Ángel Gilberto Adame López

Las playas de la espigadora

Por Deniss Villalobos:

Yo vivo, por lo tanto, recuerdo.
Agnès Varda

Tengo suficiente espuma de mar en mis venas
como para entender el lenguaje de las olas.
Jean Cocteau

“El cine es mi casa”, dice Agnès Varda casi al final de Les plages d’Agnès, documental autobiográfico que vio la luz en 2008. La Agnès que vemos en pantalla, de casi ochenta años, decide contarnos sobre las playas de su vida, la playa que podríamos encontrar dentro de ella.

“If we opened people up, we’d find landscapes. If we opened me up, we’d find beaches… Memory is like sand in my hand. I keep some and some is going. The beaches are the thread, and it’s true that I’ve been on beaches all my life. I know that if I need the ideal place, it’s the perfect one for me. This has nothing to do with swimming or surfing or sailing. It’s the pleasure of watching the beach, which means watching the sky and the sea, and if you go at a different time, it can be different light and weather, it can be white or it can be flat. I love it when it’s almost flat. It’s so pure that it’s like the beginning of the world. And it allows me, as a metaphor, to believe that I was always on the beach in my mind.” Seguir leyendo

Marichuy

Por Frank Lozano:

Hasta hace unos días nadie la conocía. Su nombre es María de Jesús Patricio Martínez. A partir de ahora, será la vocera de millones de indígenas, a lo largo y ancho del país. ¿Por qué Marichuy es una luz en medio de la noche? Porque la noche que vivimos se vuelve cada vez más negra. Por que la luz es un símbolo, pero también es lo que nos permite ver.

En México, la desigualdad, la exclusión y la pobreza perviven ocultas; y ningún grupo social sufre más dichas condiciones que los grupos indígenas. En las calles se les mira de reojo; su existencia provoca incomodidad y comentarios racistas; se les castiga por posesión ilegal de identidad; se les criminaliza por su aspecto; se les segrega sistemáticamente; los despojan de sus territorios y de sus recursos; se les explota y a veces, se les exige ser lo que no son. Seguir leyendo

De Camelot a Trump Tower

Por Oscar E. Gastélum:

“A nation reveals itself not only by the men it produces but also by the men it honors, the men it remembers.”

 John F. Kennedy

 

El pasado lunes 29 de mayo se celebró (en pleno Memorial Day) el centenario del nacimiento de John F. Kennedy, el legendario presidente norteamericano qué pasó a la historia por echar a andar las reformas legislativas a favor de los derechos civiles de los afroamericanos, por impulsar el programa espacial norteamericano que alcanzó su cenit con la llegada del hombre a la Luna, por salvar al mundo de una conflagración termonuclear durante la crisis de los misiles, y en una nota menos solemne, por haber recibido la felicitación de cumpleaños más famosa de la historia en voz de Marilyn Monroe. Todo esto en un breve lapso de apenas dos años y diez meses, pues, como todos sabemos, su esperanzadora presidencia fue absurda y despiadadamente truncada por la mano asesina de Lee Harvey Oswald el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas. Seguir leyendo

Jaula de pájaros

Por Nerea Barón:

No necesito que las cosas me salgan bien. A veces tengo el privilegio de estar ahí, en medio de ellas, como en medio de una jaula de pájaros. Basta y sobra. La gratitud es también la dulce realización de que todo, a nuestro alrededor, revolotea. Las plumas caen y alguien las barre. Fin del día, triste maravilla.

A veces duele que la vida sea buena con nosotros. He seleccionado las palabras correctamente: duele. Impronta fugaz de la hermosura sobre el barro de la sensibilidad. La otra noche, Ata se me quedó mirando con dulzura triste como si mirara el tiempo, infinito y acuoso. Descalza y con el pelo suelto, sentada en cuclillas como se sientan los niños, entendí que yo encarnaba el tiempo y, cigarro en mano, cerré los ojos. Compartí su tristeza. El nombre propio –ese vocablo vibrante– es simultáneamente el inicio y el fin del vuelo. Seguir leyendo

Ella se llamaba Gellhorn

Por Alejandra Eme Vázquez:

No somos héroes como los grandes viajeros, pero los aficionados seguimos siendo una raza bastante dura. Por muy horrible que haya sido el último viaje, nunca perdemos la esperanza con el próximo. A saber por qué.

Cada año nuevo, 96% de las y los comedores de uvas dedica al menos una a este anhelo fundamental: viajar. Y todavía hay quienes (me han contado) salen corriendo con maletas en mano apenas suena la doceava campanada, con el deseo de que cada vuelta de cuadra se convierta en kilómetros recorridos hacia playas paradisiacas, paisajes divinos, pueblos mágicos, todo hermoso e inmaculado porque siempre anhelamos viajes de los buenos, envidiables, que nos distancien de todo lo feo y nos devuelvan las ganas de seguir en el mundo. Seguir leyendo

Notas sobre el futuro

Por Deniss Villalobos:

…the future, the doorway that belongs to you and me.

Mary Oliver

I

Mis hijos llegarán al mundo con espuma de mar en las venas y tierra en las uñas, sospecho que en sueños hablarán escocés gaélico y viajarán en trenes donde suenen lenguas romances, y de día, sin darse cuenta, silbarán canciones sobre marineros mientras se comen un muégano y van por el mundo con todos los nombres de nuestra historia grabados con sangre y costras en las rodillas. Pienso en un niño o una niña o las dos cosas corriendo en un jardín que aún no existe y en algo tan simple lo que veo es magia. Quizá una forma de salvar al mundo es formar una familia que permanezca abrazada en la oscuridad, que camine de la mano bajo el sol y se separe, a veces, con una sonrisa. Seguir leyendo

La esperanza de México

Por @Bvlxp:

Los momentos de incertidumbre son fecundos para el oportunismo. En la desesperación y la confusión aflora el ansia por la salida fácil. Nadie quiere complicarse la vida cuando la está pasando mal; es contra natura urdir entre los problemas para encontrar la salida: ante un nudo demasiado apretado mejor rompemos la bolsa. Es justo el momento que vive México; un momento de suma desesperanza y desazón, en el que unos con mucho éxito prometen salidas fáciles y soluciones cortas que acabarán de golpe y porrazo con este infierno nacional y cotidiano. En estas circunstancias afloran los falsos profetas que se aprovechan de que cuando la neblina del entendimiento aflora en medio de la desesperación, nadie alcanza a darse cuenta de que, si la salida fuera tan fácil como estos la pintan, otros ya la hubieran tomado hace mucho para vestirse de gloria. Este es el momento mexicano actual. Seguir leyendo

Manchester united

Por Oscar E. Gastélum:

“So, this is terrorism’s perfect expression: the random massacre of kids coming out of a pop concert they’d no doubt been looking forward to and talking animatedly about for weeks, kids united only moments before in music and fun.”

– Howard Jacobson

Hace apenas una semana expresé en este espacio mi consternación ante el cobarde asesinato de Javier Valdez y Miriam Rodríguez, dos mexicanos y seres humanos excepcionales en su decencia y valentía. Y también confesé el asco y la perplejidad que me provoca saber que existen alimañas desalmadas, sin honor ni vergüenza, capaces de ejecutar fríamente a hombres y mujeres cabales e indefensos. Pero, como también advertí en ese mismo texto, nuestro martirizado país no tiene el monopolio del horror inexpresable ni el de la vileza incomprensible, y esto volvió a quedar muy claro tras el atentado terrorista de este lunes en la hermosa ciudad británica de Manchester.

Y es que sólo un monstruo sádico y despreciable, o un subnormal intoxicado con una ideología monstruosa como el islamismo, sería capaz de atacar un evento festivo, un concierto de pop repleto de niñas y adolescentes inocentes, y además hacerlo con un artefacto explosivo cargado con clavos y tornillos para provocar la mayor cantidad posible de muertes infantiles y asegurarse de que las heridas de los sobrevivientes sean tan terribles como para cambiar sus vidas para siempre. Sí, aunque parezca increíble, la noche del lunes uno de nuestros congéneres, tras largas jornadas de cuidadosa planeación, decidió asesinar a la mayor cantidad de niñas posible, y lo hizo en nombre de su dios y ciegamente convencido de que su salvaje crimen en realidad era una proeza, un virtuoso acto de fe que le garantizaría un lugar en el paraíso. Seguir leyendo

A mis alumnas

Por Nerea Barón:

Quiero que sepan que cuando decidí ser su profesora fue porque tenía sentido para mí regalarles mi tiempo. Así es: regalar. No se dejen confundir por la palabra «trabajo», que evoca fastidio, deber y cansancio. Yo no trabajo porque mi tiempo no tiene precio. El dinero confunde, pues de tan necesario que resulta, lo empezamos a vivir como un yugo cuando debiera tratarse de un simple intercambio: das y recibes como inhalas y exhalas, como hablas y escuchas.

Yo he recibido mucho en este trabajo y he buscado escucharlas. No sólo sus comentarios en clase, también sus pequeñas rebeldías, sus entusiasmos. Les confieso que hay algo a lo que nunca me acostumbré del todo en mi labor como docente: en tanto adulto responsable era mi deber ponerles límites, ¿pero cómo podía ser esa autoridad severa que a veces la circunstancia ameritaba cuando, simultáneamente, dedicaba mis clases a fomentar el ejercicio de la autonomía? Seguir leyendo

De quijotismos

Por Alejandra Eme Vázquez:

A los hombres les gusta hablar de las mujeres.

Así no tienen que hablar sobre sí mismos.

Virginie Despentes

DULCINEAS

Cuando se autonombra caballero andante, Don Quijote necesita una doncella a quien ofrendar sus victorias y por quien morir, llegado el caso. Entonces se acuerda en su locura de Aldonza Lorenzo, una mujer del Toboso que había sido su crush cuando estaba cuerdo, y en ella se basa para inventarse un personaje a modo a quien llama Dulcinea del Toboso. Y sólo eso necesita, un nombre que nunca tiene un cuerpo ni un rostro específico porque sólo está para ser contemplada “como conviene que sea una dama que contenga en sí las partes que puedan hacerla famosa en todas las del mundo”. En el universo que piensa Don Quijote, cualquier mujer estaría feliz de tener un caballero que la proteja porque así lo dictan los libros de caballerías que le han absorbido el seso; por eso necesita ignorar que en lugar de damiselas en apuros se encuentra con mujeres que rechazan sus desplantes caballerescos, porque necesita una doncella débil y victimizada para existir. Seguir leyendo

Efemérides

uncached

Twitter