Looking for Something?
Menu

Que la fuerza te despierte

Por Deniss Villalobos:

Luminous beings are we, not this crude matter. You must feel the Force around you; here, between you, me, the tree, the rock, everywhere, yes. Even between the land and the ship.

Yoda, Star Wars: Episode V – The Empire Strikes Back

Confieso que hasta hace dos semanas no había visto una película de Star Wars completa. Pasé años creyendo que eran aburridas y otros tantos pensando que, aunque emocionaban a tanta gente, seguro a mí no me gustarían. No sé de dónde salieron esas ideas y por qué me perdí la oportunidad de verlas cuando las pasaban en la televisión durante mis vacaciones cuando era niña, pero después de tanto tiempo y gracias a la emoción contagiada de todos los fans que por fin dejarían de esperar por un nuevo episodio, me animé a ver las seis anteriores y fue fantástico.

Claro que de inmediato me hice fan del episodio IV, V y VI porque, ¿cómo no admirar una historia que te lleva de la risa a las lágrimas mientras te muestra cómo un chico que vivía en una granja se convierte en héroe y cómo una princesa que no está vestida de rosa en un castillo lucha en naves y planetas para salvar una galaxia? ¿Cómo no tomarle cariño a un villano que sufre y a un misterioso maestro color verde que da los mejores consejos? Y en especial: ¿cómo no enamorarte de esos seres pequeños y peludos que cuando bailan te dan ganas de bailar con ellos?

Pero, siendo honesta, lo que más me gustó de estas películas es lo feliz que hacen a la gente. Me impresiona leer o escuchar a un fan hablar de algo con lo que creció o de lo que apenas se enamoró, me enternecen los disfraces, las figuras y los dibujos, me estremecen las teorías y la música. Y es que el mundo de Star Wars es uno de los más emocionantes que me he encontrado. Qué personajes tan divertidos, perturbadores y entrañables, a veces todo al mismo tiempo, y qué sensación tan agradable la de ver algo que es tan importante para tantas personas. Porque, al intentar valorar Star Wars, sería injusto ignorar el papel de esta saga en la vida de todos sus fans, que existen en todo el mundo y tienen cualquier edad.

No sé qué tan “buena” es la película que vi ayer, si con el tiempo seguiré pensando que es una de las mejores cosas que he visto en el cine y seguiré sintiendo mariposas en el estómago al pensar en ella, pero espero que así sea; espero que me toque volver a vivir algo así: un cine con diez salas llenas en las que todos reiremos y lloraremos al mismo tiempo, filas enormes donde stormtroopers, wookiees, Sith y Jedis conviven en paz, sonrisas de niños y niñas al ver un R2-D2 o un BB-8. Una película que al final solo cause aplausos.

Ayer volví a sentirme como hace algunos años, cuando era una de esas fans esperando el estreno de una nueva película sobre la historia que marcó mi infancia. Me volví a sentir parte de algo enorme, que va más allá de las salas y de ese ratito que compartimos con desconocidos en una sala de cine. Star Wars te llena de entusiasmo, y da igual lo que diga la crítica, si se escribe que esta nueva entrega es maravillosa o malísima, porque ese entusiasmo seguirá ahí, en todas las personas que se pierdan en el mundo de la guerra de las galaxias y ya no quieran salir de ahí.

Creo que el episodio VII es el mejor regalo de navidad que encontraremos en el cine estos días, y qué felicidad pensar en todas las personas que la verán, sin importar si van solas o en grupo, porque estarán en la pantalla todos los personajes y los asistentes en sus butacas para ser parte de lo mismo, para estar realmente juntos por dos horas. Y es que sí, la Fuerza nos acompaña, pero también nos despierta.

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter