Looking for Something?
Menu

Por los niños

Por Adriana Med:

«Un niño es el mundo entero»

Hace unos meses escuché que en Guadalajara iba a haber una marcha por los niños. Sonaba bien, pero poco me duró el gusto, pues al buscar más información al respecto me di cuenta de que en realidad era una marcha contra el matrimonio entre personas del mismo sexo. Entonces me pregunté: ¿alguna vez ha habido en México una verdadera marcha por los niños? ¿Un movimiento en el que, en vez de utilizarlos para defender los propios intereses, se defiendan los suyos? Me vienen a la mente las protestas por la terrible tragedia de la Guardería ABC y el valioso trabajo de UNICEF, Save the Children Fund y otras organizaciones, pero desgraciadamente pareciera que, políticamente, las injusticias y problemas que sufre la infancia fueran un asunto secundario.

Lo más preocupante de todo esto es que, a diferencia de los adultos, los niños no pueden defender sus propios derechos. No organizan marchas. No escriben columnas. No protestan. No denuncian. No graban y suben videos a youtube para concientizar a los demás sobre lo que les pasa. No evidencian en las redes sociales a quienes los agreden. Etcétera. Bueno, quizá haya niños no tan pequeños que hayan hecho algunas de las cosas anteriores, pero en su mayoría sufren impunemente sin poder hacer mucho al respecto. Nos necesitan. Necesitan nuestra voz, nuestro conocimiento, nuestra fuerza. En otras palabras, nuestra adultez. Una adultez que los tenga en cuenta y los escuche.

Abuso sexual infantil en México

Algo de lo que no se habla mucho (sorprendentemente) es del abuso sexual infantil que prevalece en nuestro país. Para que se den una idea: entre los países de la OCDE, México ocupa el lugar número 1 en abuso sexual infantil. Entendemos por abuso sexual no solo a la penetración, sino a toda conducta sexual en la que se utilice a un niño. Por ejemplo: sexo oral, tocamientos (hacerlos o convencerlos de que los  hagan), exhibicionismo, mostrarles pornografía, besarlos como a un adulto, espiarlos, inducirlos a que se desnuden, decirles obscenidades.

Algunos datos importantes sobre el abuso sexual infantil:

1.- Aproximadamente el 80% de los abusos sexuales infantiles ocurren en casa. Son cometidos por familiares (padres, padrastros, abuelos, tíos/as, hermanos, etc.) o amigos cercanos, y se mantienen en secreto.  El peligro no solo está en las calles. Hay que cuidar a los niños incluso de las personas en quienes confiamos.

2.- No suelen suceder con violencia física. El abusador manipula, engaña, soborna, amenaza y se aprovecha de la ignorancia del menor sobre la sexualidad.

3.- No ocurre exclusivamente en familias que viven en la pobreza. Se presenta en todos los estratos sociales.

4.- El abuso sexual tiene consecuencias físicas, conductuales y emocionales en los niños a corto y largo plazo.

5.- La mayoría de las abusadas son niñas y la mayoría de los abusadores son hombres, pero también hay niños abusados y mujeres abusadoras y cada vez son más frecuentes.

Pienso que cometemos el error de educar a los niños para ser robots obedientes que deben hacer todo lo que dicen los adultos sin chistar. Quizá eso ayude a que hagan su tarea o a que se laven los dientes, pero si un adulto les pide que hagan algo sexual, se corre el riesgo de que también lo obedezcan. Por eso hay que hablar con ellos, escucharlos, creerles lo que nos dicen, informarlos. Una de las cosas más importantes que pueden aprender es a decir que no. No tienen que aceptar todo solo porque un adulto lo dice o lo hace. Tienen derecho a cuestionar lo que no les gusta, los confunde o los lastima.

Otro tema importante es el miedo. La mayoría de las víctimas no dice nada por miedo: miedo a que le hagan daño, miedo a que lo regañen, miedo a que no le crean, miedo a que lo  juzguen. Por eso el buen trato y la buena comunicación son vitales. Es justo y necesario hablarle al niño de sus derechos y su valor como persona. Debe conocer su cuerpo, saber que nadie debe tocarlo ni molestarlo, que es libre de hablar, gritar y pedir ayuda. Y, por supuesto, debe saber que no está solo.

Estos son algunas recomendaciones de Save the Children México para prevenir el abuso sexual infantil:

– Reconocer la sexualidad infantil.

– No propiciar el “miedo a la sexualidad”.

– Conocer el tema y saber cómo comunicarlo

– Generar un ambiente de confianza donde niñas y niños se sientan libres de expresar sus acuerdos y desacuerdos respecto a diferentes situaciones de su vida escolar, familiar y social.

– Aprender a escuchar a las niñas y niños, y a conectarse con sus inquietudes y fantasías.

– No fomentar la obediencia como forma de relacionarse con las personas adultas.

– Habilitarlos para que aprendan a solucionar problemas de la vida diaria. Por ejemplo, qué harían si se pierden, qué hacer si no les da confianza una persona adulta, etc.

– Contar con apoyo institucional.

Aquí pueden leer y descargar su manual completo de Prevención de abuso sexual de niños y niñas: https://www.savethechildren.mx/sites/savethechildren.mx/files/resources/manual-de-prevencion-de-abuso-sexual-de-ninos-y-ninas.pdf

Me gustaría ver una campaña masiva de información sobre este asunto en escuelas, hospitales y medios de comunicación. Mientras tanto, podemos empezar por informarnos a nosotros mismos y cuidar a nuestros hijos, hermanos, sobrinos, nietos, alumnos.

Hay que defender sus derechos tanto o más de lo que defendemos los nuestros. Porque proteger a los niños no es un plus, es un deber: probablemente el más importante que tenemos como humanidad. Ojalá que cada día nos movamos más por los niños, pero en serio por los niños. No “por los niños”, así: entre comillas.

Puede interesarte

Romper cosas
México
El ser más hermoso del mundo
Quisiera ser solecito
Apología del 16

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter