Looking for Something?
Menu

Plan invernal

Por Deniss Villalobos:

Hay gran cantidad de seres que no tienen sitio en verano ni en otoño ni en primavera. Son criaturas tímidas y un poco singulares. Algunas clases de animales nocturnos y de personas no encajan bien con los demás, y nadie confía realmente en ellos. Se mantienen al margen todo el año. Y luego, cuando todo está blanco y tranquilo, cuando las noches son largas y casi todo el mundo duerme…, entonces aparecen.

Tove Jansson, La familia Mumin en invierno

Al año le queda una semana. ¿Qué vas a hacer con esos siete días? ¿Y con la primera semana del siguiente año, si es que tienes vacaciones? Ya sé que últimamente hay muchos Grinchs y celebrar Navidad y Año Nuevo es cada vez menos divertido conforme vas creciendo, pero, en algún momento, la magia regresa. Ya no en forma de Santaclós, montones de regalos y la idea de tres desconocidos entrando a casa mientras duermes (de hecho eso ya suena aterrador), pero quizá sí en forma de pequeños momentos tranquilos que se agradecen después de un año en el que el mundo se volvió loco.

Durante esta época todos tenemos más o menos el mismo plan: comer mucho, dormir, estar en pijama al menos tres días seguidos y olvidarnos por completo de la escuela, el trabajo o cualquier otra actividad de la que muchos se toman un respiro al final de cada año. Por supuesto que hay excepciones, gente que debe trabajar todos los días y que, si tienen suerte, llegan temprano a casa la noche del veinticuatro para compartir con su familia una rápida cena antes de dormir. Así que, si eres de esos afortunados que van a tener muchos días de descanso, dejo algunas sugerencias para estos últimos días de diciembre y los primeros de enero:

Pasa tiempo a solas

Dice Jenny Diski en De los intentos de permanecer quieto que la única forma de sentirse libre y completamente a solas es que nadie nos espere en ningún lado; no tener una cita con el médico, no quedar con nadie para tomar café, estar seguros de que nadie tocará a nuestra puerta. Una característica de esta época es que la pasamos con nuestra familia, y eso está muy bien, pero si puedes, tómate al menos un día para estar solo contigo. Ve todos los episodios de una serie sin parar (quizá solo para ir al baño y sacar más helado del congelador), quédate en tu cama y escucha música todo el día, baila frente al espejo, toma un baño larguísimo, lee un libro… Tú eliges, el chiste es que, por unas horas, sientas que eres el único habitante en la Tierra, algo bastante placentero si no dura tanto como para convertirse en un terrorífico episodio de The Twilight Zone.

Pasa tiempo con tu familia

Sí, ambas cosas son un gran plan para estas fechas. Antes o después de estar solo pasa tiempo con tu familia (de sangre o la que todos escogemos al ir creciendo). Ve a tus papás, a tus amigos, a esos primos que quieres mucho pero viven lejos o a tu abuelita que casi no puedes visitar. No te quedes solo a la cena y luego te despidas de todos hasta que vuelvas a verlos en un año. Hagan algo juntos además de comer pavo y romeritos; vayan a un

parque, paseen por el centro de la ciudad, visiten un museo o vayan al cine todos juntos a ver Rogue One. El chiste es que, si pasan meses sin que puedas volver a ver a toda la gente que quieres junta, tengas más recuerdos a los cuales volver para sentir que siguen contigo.

Zzz…

¡Duerme mucho! Sí, ya sé que dije que deberías hacer otras cosas además de dormir, pero eso no quiere decir que pasar al menos un día entero en tu cama sea mala idea. Ponte tu pijama más cómoda, abraza tu almohada y conviértete en la Bella Durmiente, ya aparecerá en algún momento un príncipe o princesa azul que te traiga de nuevo a la realidad. (Recomiendo poner tu alarma en caso de fallas con el servicio de entrega de realeza a domicilio.)

Haz una lista

Una lista de lo que tú quieras: propósitos de año nuevo, lugares que quieres visitar, ropa que quieres comprar, la lista de útiles para el próximo año o la del súper porque ya no tienes shampoo y cereal. Solo siéntate un rato con una hoja delante (o con la app de notas de tu celular) y enlista lo primero que se te venga a la cabeza. No tiene un fin en especial y no creo que te ayude a nada profundo o espiritual; solo es algo que me relaja, que casi nunca sirve para algo más que gastar una página en mi libreta, pero que siempre me hace sentir que hice algo importante. Quién sabe, a lo mejor un gatito bebé nace cada vez que alguien enlista las formas que le encuentra a los lunares de la persona que ama.

Sonríe

Otro cliché, pero un cliché que vale la pena repetir. En serio: sonríe. Porque en la tele está Mi pobre angelito, porque quedó ensalada de manzana y fuiste el primero en levantarte, porque decidiste guardar un poco para compartirla, porque alguien te regaló calzones y la verdad sí los necesitabas, porque en la cena hubo romeritos y aunque tú los odias los demás los disfrutaron, porque saliste a caminar y las calles, casi siempre llenas y ruidosas, estaban tranquilas, porque tu gato se durmió en tus piernas y oías cómo respiraba, porque estar vivo es a veces divertido y porque estar triste sirve para escuchar grandes canciones. Porque sí, y ya. Porque pasó otro año y sigues aquí. Porque el 2016 no te venció. 🙂

Puede interesarte

PRD
El hombre Fénix
Aguascalientes
Al teatro, con amor
Atole con el dedo

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter