Looking for Something?
Menu

Los deberes del defensor de Francesco Carrara

El gran jurista italiano Francesco Carrara (Lucca, 18 de septiembre de 1805 – Lucca, 15 de enero de 1888), estudió y se doctoró en la Universidad de su ciudad natal.

Su principal obra en diez volúmenes fue Programa de Derecho Criminal (1859), mismo que tuvo una influencia significativa en el extranjero. Dicho título es un resumen de las lecciones impartidas por él durante once años en su alma mater.

En la mencionada obra, Carrara formuló seis breves sentencias, plenas de contenido, ética y pasión por el derecho, de lo que a su juicio son los deberes de todo defensor. Los compartimos:

1. El conocimiento, o sea la obligación de procurarse con todo esmero la manera de ayudar a su defendido, internándose para ello en las necesidades del hecho y en las profundidades del derecho.

2. La compasión, para consolarlo y asistirlo por todos los medios legalmente posibles.

3. El valor, para no retroceder nunca por cobardes temores o por respetos humanos.

4. La fidelidad, para no traicionar los secretos del defendido.

5. El desinterés, para no agregarle dolores al infortunio y para prestarse lo mismo al pobre que al rico.

6. La lealtad en todo lo que haga.

Feedback

2
  • Everardo Valdez

    Excelente necesitamos mas de esos principios fundamentales del deber del abogado…

  • CESAR AUGUSTO MARISCAL VASQUEZ

    Debe ser consustancial a la actividad profesional de los defensores, sean privados o públicos, de personas involucradas en hechos delictivos, tener la sensibilidad y conciencia necesaria, para percatarse de los valores, libertad y en ocasiones hasta la vida, cuando defienden a las personas señaladas como responsables o probables responsables, de la comisión de hechos delictivos.
    No es suficiente conocer un pentágono o decálogo formal de principios de un ilustre jurista Nacional o Extranjero, para inmiscuirse o realizar tan preclara función de “defensor”: “hay que llevarlo en la sangre”.
    Es una función o labor que requiere de una inclinación innata que no puede quedarse en este primer peldaño. El segundo, es el interés y amor por el estudio del Derecho Penal y ciencias afines (medicina legal, criminales tic a, crimino logra,etcétera., etcétera.), asi como el dominio del procedimiento respectivo, del Derecho Constitucional, Amparo, delitos Especiales y otras ramas, como herramientas necesarias para una efectiva defensa. Debo sumar la necesaria profundización y actualización de los conocimientos del Derecho Penal Sustantivo, con miras a contar con una herramienta en constante superación, cuando menos a nivel académico que nos permita interpretar con exactitud y amplitud de esta Ciencia del Derecho que tiene raíces profundos en lo más atávico de la naturaleza humana. También debo apuntar la necesaria valentía, honradez y caracter intelectual, para defender “cara a cara”, frente a las Autoridades correspondientes, todas las razones en que sostenemos racional y tele o lógicamente lanuestras defensas.
    No quiero dejar de señalar la honestidad que debe tener y ejercitar el defensor, frente a su cliente, a las Autoridades y consigo mismo, para sentirse, día a día, más seguro del papel excepcional de “defensor” que ha decidido asumir
    Es posible se queden en el tintero otras condiciones excepcionales que debe tener el defensor. No por falta de interés, pero si por falla en la memoria, puedo haberlas omitido. Seguro estoy de que quienes hemos optado por este maravilloso papel de “DEFENSOR”, mínimo debemos cumplir y vivir esas condiciones y reflexiones apuntadas, que nos llevan a la tranquilidad y serenidad del deber cumplido.
    CESAR AUGUSTO MARISCAL VASQUEZ. ABOGADO DEFENSOR PARTICULAR

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter