Looking for Something?
Menu

Lo más vital

Por Deniss Villalobos:

«Pues la fuerza de la manada es el lobo y la fuerza del lobo es la manada.»

Rudyard Kipling, El libro de la selva

La otra noche vi El libro de la selva, la nueva adaptación del clásico del cine y la literatura dirigida por Jon Favreau que se estrenó este año. Lloré varias veces, pero también reí, canté y volví a sentirme una niña de seis años que no tenía ningún tipo de preocupación. Al salir del cine comí una crepa de nutella con mi mamá mientras hablábamos sobre Mowgli, Shere Khan, Baloo, Bagheera, Akela, la fuerte y hermosa Raksha (y lo genial de que en esta adaptación su papel sea mucho más importante de lo que recordaba en la versión de Disney).

No sé si esta adaptación sea la más “apropiada” para niños pequeños; quizá podrían asustarse mucho en las escenas de acción o, si tienen una imaginación desbordante, como la mayoría de los niños cuando son muy chicos, tal vez terminen teniendo pasadillas donde un león con el rostro quemado quiere asesinarlos y los persigue por el zoológico de Chapultepec, pero es una gran versión para aquellos que ya aguanten bien un poco de oscuridad en una pantalla a cambio de muchísima luz y, desde luego, una magnífica oportunidad para que los adultos se reencuentren o acerquen por primera vez a esta historia.

Después de ver la película con mi mamá, fui de nuevo al cine unos días después porque quería hacer una lista de cosas que pensé mientras y después de la cinta poniendo más atención en los detalles. Menciono aquí algunos puntos y aviso que podría haber algún spoiler:

  • Sin haber leído el libro completo y teniendo en mente solo la versión de Disney, siempre tuve la idea de que la historia se desarrollaba en algún lugar de América del Sur y que Mowgli era quizá un niño brasileño. Hasta ahora noté que todo pasa en la India y que Mogwli era hijo de un explorador.
  • Raksha, la loba que adoptó a Mowgli dentro de la manada que lo acogió, me parece uno de los personajes más hermosos e importantes de la película. Su relación con Mowgli, a pesar de ser maternal, no es una copia de lo que una madre humana sería: es mucho más salvaje, como si estuviera dispuesta a comerse a su cachorro humano para protegerlo del mundo dentro de ella.
  • A Mowgli le prohíben hacer “trucos”, es decir, cualquier tipo de invento que a los animales les haga pensar que el niño está siendo más hombre que animal. Temen a las habilidades de Mowgli porque, para ellos, las cosas que hacen los hombres siempre significan que algo saldrá mal. Hasta que se da la escena con los elefantes, Bagheera ni siquiera había considerado que esos trucos humanos pudiesen usarse en beneficio de la selva y no en su contra.
  • La primera aparición de Shere Khan es, tal vez, lo más caricaturesco de la película. No es que sea un mal personaje, pero creo que es al que menos oportunidad de ser distinto se le da, lo cual se entiende porque la historia necesita un villano. La historia de su pasado con el explorador no me alcanzó muy bien para entender por qué deseaba con tantas fuerzas asesinar a Mowgli. Me parece, pues, que fue el único al que la “humanización” deja en un limbo en el que no sabes si es malvado o simplemente un animal siguiendo sus instintos más básicos.
  • Cuando la recitan por primera vez, la ley de la selva que es tan importante para los lobos me pareció, como dijo Baloo, pura propaganda. Y, también como le pasó a Baloo, al final lo entendí por completo: necesitamos, todos, a una manada que nos ayude cuando ser valientes no es suficiente, y la manda nos necesita para ser fuerte. Nuestra manada no es siempre quienes nos rodearon en los primeros años, lo puede ser cualquiera que elijamos y nos acepte como familia. Nuestra manada pueden ser un oso, unos lobos y una pantera.
  • En algún momento se me olvidaba que todos los personas en la pantalla, excepto Mowgli, no eran reales. Si por mí fuera le daría un Oscar a Baloo por ser el mejor amigo y comedor de miel del mundo. (Lo siento, Winnie Pooh.)
  • Me chocó un poco que Kaa, la serpiente, tuviera voz de mujer. Si recuerdo bien, en la versión animada la hacía un hombre. No es que importe mucho pero sí pensé “claro, la serpiente que engaña e intenta comerse a un niño debe tener la voz de Scarlett Johansson o Susana Zabaleta porque mujeres fatales”.
  • Y, hablando de quién hizo una voz en el doblaje: ¡qué bien quedó! Claro que el elenco elegido para las voces en inglés es atractivo, pero esta vez la versión en español no me decepcionó para nada y de hecho creo que la prefiero.
  • ¡Baloo es lo mejor del mundo! Bueno, Bagheera también. Son el equipo que quisieras a tu lado cuando te vayas a enfrentar a un tigre o la vida en general. Por un lado, alguien responsable y sensato que impide que hagas tonterías como irte a vivir con los cocodrilos, y por el otro alguien divertido y un poco loco con quien nunca te aburras a pesar de solo estar echados en el pasto pero que iría a cualquier lugar para ayudarte si estás en peligro.
  • La parte del rey Louie fue la única que no me emocionó, pero también era mi menos favorita cuando veía la película de niña. Supongo que tengo algo en contra de los gigantopithecus adictos a las papayas que quieren gobernar la selva imitando a los humanos.
  • ¿Lo de llamar “la flor roja” al fuego será cosa de Kipling? ¿Por qué no lo había escuchado/leído antes si es más bien un nombre obvio pero muy ingenioso al mismo tiempo? Muero por leer el libro para ver si ahí también usan ese nombre. Bueno, no solo eso, pero sí fue uno de los detalles que más curiosidad me causó.
  • ¡LOS ELEFANTES SON EL MEJOR ANIMAL DE LA SELVA! Y lo pongo en mayúsculas para hacer justicia a su tamaño.

Hay otras cosas que quisiera agregar, pero creo que vale mucho más la pena platicarlo con tu mejor amigo, tu novia o tu papá después de ver la película, que leer una reseña (o algo así) más en internet. Esta vez todos estamos de acuerdo: es una película fantástica y todos tienen que verla. Hay en ella amistad, venganza, muerte, lágrimas, risas, sacrificios y algo a lo que todos tememos; nuestra propia flor roja o nuestro tigre intentando cazarnos al que solo nos podemos enfrentar en compañía de nuestra manada. Al final la película es exactamente como la selva y la vida: oscura y llena de peligros, pero también hermosa y llena de patas y colmillos que estarán ahí, siempre, para recordarte qué es lo más vital.

Puede interesarte

De lo trivial
Los padres de México
[Faquires]
Héroes
Conoce a tus ídolos
Despechados

Feedback

1

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter