Looking for Something?
Menu

Heroínas rusas

Por Deniss Villalobos:

Una de mis cosas favoritas en la literatura son los cuentos de hadas, y mientras muchos conocen los de los hermanos Grimm y Perrault (en especial porque hay muchas adaptaciones cinematográficas o porque nos leían otras versiones de ellos cuando éramos niños), hay otros igual o más interesantes que son populares en otras culturas. En el caso del folklore eslavo hay muchas historias con personajes femeninos que no necesitaban príncipes para estar a salvo (al menos no todo el tiempo), y que con ayuda de una muñeca de madera, una canasta o su espada, se enfrentaban al mundo o a su familia. Comparto tres de mis favoritos por si encuentran en alguno algo valioso:

Vasilisa la hermosa

Vasilisa la hermosa es un cuento popular ruso que, en principio, se parece un poco a Cenicienta: hay una chica buena, una madre que muere, un padre que vuelve a casarse, una nueva esposa y hermanastras. Pero, a diferencia de la chica que lavaba pisos y va a un baile, Vasilisa tiene un “arma secreta” mejor que un hada madrina: una muñeca de madera. En su lecho de muerte, la madre de Vasilisa le entrega una muñeca que, si es alimentada y bebe un poco de agua, cobrará vida y ayudará a Vasilisa si lo necesita. Así Vasilisa crece y es su muñeca quien le ayuda a cumplir todas las tareas que su malvada madrastra le impone intentando hacer que deje de ser tan bonita. Harta de que nada funcione y todos los hombres que se acercan a casa solo pregunten por Vasilisa y no por sus hijas, envía a su hijastra a buscar luz a la casa de Baba Yaga, una bruja del bosque que vive en una choza que se levanta en dos patas de gallina y tiene cráneos en la puerta. A partir de ahí Vasilisa lo tiene muy difícil, pero con ayuda de su muñeca todo termina resolviéndose, no sin un final horrible para su madrastra y hermanastras y un final feliz para Vasilisa.

Lo que me gusta de este cuento son lo que podrían parecer personajes opuestos pero, para mí, se complementan. Vasilisa ha tenido una vida difícil aunque la muñeca que le regaló su madre ha estado ahí para ayudarla, y eso es maravilloso, pero la muñeca sola nunca habría logrado que Vasilisa se liberara de su madrastra o que comenzara a hacer cosas sola sin esperar que la muñeca saliera a su rescate. Por eso Baba Yaga me parece tan importante, pues es gracias a ella que Vasilisa comienza a ser libre. Salvaje, aterradora y comiendo niños, Baba Yaga también ayuda a aquellos que le sirven y en el caso de Vasilisa también la ayuda a ser más valiente.

Masha y el oso

Otro cuento que me gusta mucho es Masha y el oso. En su versión original, Masha vive con sus abuelos y un día sale al bosque con sus amigos a recoger bayas y setas. Mientras camina y pone cosas en su canasta, se aleja del grupo hasta perderse y encuentra una cabaña. Pensando en pedir ayuda toca a la puerta, y como nadie responde decide entrar y sentarse a esperar. Quien llega, luego de un rato, es un enorme oso, que en lugar de ayudar a Masha a volver a casa decide retenerla y convertirla en su sirvienta. Masha tiene que limpiar, preparar sus comidas y es amenazada, pues si intenta alejarse y huir Oso irá tras ella y se la comerá. Masha es pequeña pero muy inteligente, sabe que no puede escapar del oso si sale corriendo pero tiene un plan. Un día le pide a Oso que la deje visitar a sus abuelos porque quiere cocinar para ellos, desde luego el oso se niega (algo que Masha ya había considerado) pero le sugiere que cocine y será él quien lleve la comida hasta sus abuelos. Eso era todo lo que Masha quería, y después de cocinar y guardar todo en una canasta, Masha se esconde también en ella y la deja en la puerta.

Al final Masha regresa con sus abuelos y el oso se ve perseguido por perros, así que no vuelve a acercarse a casa de Masha y huye al bosque. Me gusta que Masha supiera esperar por el momento indicado y escapar (yo habría terminado siendo comida de oso), y creo que me enseñó que a veces hay que ser paciente. Después de lo mal que lo pasa Masha en este cuento, me gusta que en la moderna versión animada sea ella quien siempre está haciendo travesuras que terminan con Oso en peligro o preocupado por ella, donde es más como un padre que un captor.

La muerte de Koschei el inmortal

Mi personaje favorito en un cuento ruso es Marya Morevna. Mientras el príncipe Iván cabalgaba en busca de sus hermanas, se encuentra con los cadáveres de todo un ejército. Hay solo un hombre que permaneció con vida y es él quien le cuenta el príncipe que ese poderoso ejército fue destruido por la bella princesa Marya Morevna. El príncipe cabalga un poco más y se encuentra con la carpa de Marya. Ella lo invita a pasar un par de noches y, supongo que después de decidir que Iván le gusta lo suficiente, decide casarse con él y llevarlo a su reino. Ya en el castillo, al más puro estilo de Barba Azul, Marya Morevna anuncia al príncipe Iván que tiene que ir a resolver algunos conflictos, así que le encarga las tareas del hogar y le indica que puede andar por todo el castillo excepto una pequeña celda que tiene prohibido abrir. En cuando Marya se marcha, Iván corre de inmediato a la celda y encuentra ahí encadenado a Koshchei el inmortal.

Sobre decir que al final Koshchei convence a Iván de darle agua, él recupera sus fuerzas y sale a buscar a Marya Morevna, a quien secuestra por un tiempo hasta que Iván la rescata. A pesar del cliché final, me encanta que un cuento popular tenga una protagonista que destruía ejércitos, elegía sola a su marido, lo dejaba en casa encargado de los quehaceres y salía a pelear guerras que ganaba.

Puede interesarte

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter