Looking for Something?
Menu

Héroes

Por Deniss Villalobos:

Will you stay in our lovers’ story?
If you stay you won’t be sorry ‘cause we believe in you
David Bowie, Kooks

 

Iniciaré con una confesión: no me gustan las personas que no quieren a su familia. Sé que debe haber excepciones en las que existan razones de peso para llegar a esa conclusión, pero en general huyo de aquellos que se atreven a soltar un “no quiero a mi mamá”, “no le daría mi riñón a mi hermano”, “odio a mi abuelo” o “no me importa si mi tía está enferma”. Para mí la familia es lo más importante del mundo. No sé si lo aprendí de Los Supersónicos o Los Picapiedra, pero me alegra sentir tanto amor por las personas con las que crecí.

Mi relación con mi familia está muy lejos de ser perfecta: hay peleas, conflictos profundos que tardaron o tardarán años en resolverse, un buen puñado de secretos y mentiras, pero también tenemos muchos momentos felices y hemos estado siempre juntos en los mejores y peores momentos. No hablo solo de mis padres y mi hermana, sino también de mi abuelita, mis tíos y mis primos: una familia enorme como de película italiana. Por eso me encantan las series o películas en las que hay familias grandes que, entre toda la locura, nos muestran también mucho cariño. Me hacen entender un par de cosas y llorar no pocas veces al darme cuenta de que todas las familias, contradiciendo a Tolstoi, son felices e infelices al mismo tiempo, cada una a su manera, y eso las hace geniales.

Recuerdo que en una Navidad, cuando era niña, dibujé tarjetas de felicitación para cada uno de mis familiares. Cuando las terminé, como era mucho más tímida que ahora, no me atreví a decirles lo que había hecho, así que las tarjetas terminaron en alguna caja de adornos que nunca volví a ver. Me arrepentí mucho tiempo por no haberme atrevido a darles ese regalo, e incluso llegué a pensar que, de haberlo hecho, seguro no les habría gustado. Ahora me doy cuenta de que pensar así es una tontería y ya no dejo que la vergüenza o el miedo me impidan abrazar a mi mamá en la calle o darle muchos besos a mi abuelita, además procuro que las peleas con mi papá no duren más de un día y voy al cine con mi hermana cada semana, cada que puedo le digo a mi tío favorito que lo quiero mucho y cuando visito una librería siempre le compro algo a mis primos, paso varias tardes a la semana con el más pequeño de ellos y le hago regalos tontos a mi sobrina como un patito de plástico o un cuadro de un faro en el mar que yo pinté antes de que naciera. Todas esas cosas importan: son tarjetas que no deben terminar en una caja de adornos.

Hay un episodio en el que Manny, uno de los personajes principales de Modern Family, debe realizar un ensayo sobre alguien de su familia a quien considere un héroe. Durante el episodio va tachando en una lista a cada uno de los candidatos porque hacen algo que lo decepciona, pero se da cuenta de que con defectos y virtudes, todos terminan apoyándose y complementando una parte del otro, así que al final decide escribir sobre todos: su familia, en conjunto, es para él su único héroe. La maestra le pone un siete de calificación además de una nota que dice “esa no era la tarea”, pero Manny sonríe a la cámara porque escribió la verdad.

Todos tenemos una tía rara que sube a la azotea a bailar bajo la luna y te obliga a ir con ella, abuelas que quieren curar todo con remedios extraños pero que preparan los mejores chiles en nogada del mundo, madres un poco sobreprotectoras o quizá algo locas que te darán la mano aunque te caigas mil veces, padres explosivos que sin pensarlo darían la vida por ti, hermanos que a veces queremos ahorcar y que al final siempre te abrazan, primos y sobrinos pequeños que desesperan a cualquier adulto para después decir algo muy tierno o gracioso; y sin todos ellos nosotros no seríamos lo que somos. Bueno o malo, hay algo de cada uno de nuestros familiares en nosotros: un gesto, una palabra o frase y un rasgo físico. La familia es, de cierta forma, una casa de espejos en la que la mayor parte del tiempo el reflejo que vemos es fantástico: el único lugar en el que todos somos el héroe de alguien.

Puede interesarte

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter