Looking for Something?
Menu

Elecciones 2015: contexto

Por Frank Lozano:

Arrancaron las campañas para renovar la cámara de diputados. Esta elección es crucial, determinará el perfil que tendremos para los próximos tres años del poder que, al menos en el papel, tiene la responsabilidad de ser y hacer el principal contrapeso del poder ejecutivo federal. La cámara saliente fue una cámara a modo del Presidente. Sus principales apuestas legislativas transitaron gracias al pacto por México. Desde la tribuna no hubo una oposición firme ni blanda a ninguna decisión del ejecutivo. Los diputados vieron pasar sin ningún aspaviento el tema del conflicto de interés del presidente con el grupo empresarial HIGA. Fueron también testigo mudo del mal manejo que se dio a la desaparición de los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa. En síntesis, fue un poder dócil y un contrapeso nulo.

¿Cómo está el país? En lo social hay zonas agitadas. Michoacán sigue siendo una herida abierta. Guerrero vive bajo la presión de grupos que pugnan por cancelar las elecciones. En Jalisco se ha desatado una carnicería de balas que solamente la semana pasada significó el asesinato de 15 policías.

Políticamente los partidos llegan en distintos momentos. A pesar de encabezar las preferencias electorales, el PRI viene a la baja. El desgaste del presidente y del gabinete les está cobrando facturas. Asuntos como el uso de un helicóptero por parte de David Korenfeld, titular de la CONAGUA, se suma a los escándalos que la gestión de Peña Nieto ha producido, un día sí y otro también.

El PAN, el gran perdedor de la elección anterior, ha recuperado terrero. Del tercer lugar en que estaba, hoy es el partido que está capitalizando el enojo social y según encuestas que han publicado diversos medios, está a muy corta distancia del PRI. La bandera que el PAN enarbola es el combate a la corrupción, pero falta algo más que eso para convencer a un electorado que le achaca a la gestión de Felipe Calderón la guerra contra el narco que ha costado tantas vidas.

El PRD se ha debilitado. La división interna y el desempeño de Miguel Mancera, jefe de gobierno del Distrito Federal, así como el escandaloso gobierno de Ángel Aguirre, les está costando muchos votos.

El Partido Verde Ecologista está capitalizando favorablemente su cinismo. Actuar al margen de la ley los ha posicionado como la cuarta fuerza política, muy cerca de Morena, quien al dividir al PRD le quitó de tajo un porcentaje importante de votantes de la izquierda.

Económicamente el país está mal. Hay escalada de precios, baja del precio del petróleo, fracaso de la reforma fiscal, devaluación del peso, anuncios de recortes al gasto público por parte del gobierno federal y ajustes recurrentes al crecimiento económico que pintan un escenario muy complicado a corto y mediano plazo.

En ese contexto se realizarán las elecciones. Con una población molesta, con la amenaza de una baja votación, con una autoridad electoral cuestionada, con tendencia a anular el voto. Paradójicamente es el escenario ideal para que el PRI gane.

La cámara que necesitamos, la que debemos construir, debe pensarse como un poder realmente autónomo, como un contrapeso efectivo y propositivo, como una verdadera representación de los mexicanos y no como lo es la actual. Votemos porque así suceda.

Puede interesarte

Adiós PRI
Los Reyes del Sur
Ricardo Anaya
A toro pasado
Ni perdón ni olvido

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter