Looking for Something?
Menu

El decálogo de la juventud de Andrés Serra Rojas

La capacidad de escribir importantes y voluminosos textos del querido maestro chiapaneco Andrés Serra Rojas era impresionante. Quizás equiparable a su férrea voluntad para no dejar de impartir su cátedra en la Facultad. Además de sus imprescindibles tratados de derecho administrativo, teoría del Estado, ciencia política y derecho económico, publicó infinidad de artículos, monografías, recopilaciones de discursos y otros muchas colaboraciones, que el imponerse la tarea de recopilar toda su bibliografía, implicaría un verdadero trabajo de tiempo completo e ilimitado.

Problemas Políticos del Mundo Moderno es un libro esplendido que Serra Rojas publicó por primera vez en 1958, a la edad de 43 años. Ahí hace un catálogo de las grandes promesas incumplidas en el siglo pasado, las causas orgánicas y los hombres que influyeron en dicho fracaso. Pero don Andrés no se limitó a escribir un texto de historia política. Con la bella y pulcra prosa que le caracterizaba, propuso una serie de racionales soluciones para salir del estancamiento que diagnosticó, construyendo un pequeño monumento de ética colectiva que constituía para el maestro, hombre de ideas, pero de sueños también, su utopía personal.

Desafortunadamente, el libro solo tuvo una segunda edición en 1985 y no tenemos conocimiento de alguna posterior reimpresión. Aprovechamos el espacio para reproducir las palabras que Serra Rojas le dedicó a la juventud, a quien en esencia estaba destinado su libro, porque en ella estaba la visión y la fuerza del cambio que el jurista señaló. A pesar de los años transcurridos, sus palabras se sienten tan vigorosas como cuando fueron concebidas. Este es el decálogo de la juventud de Andrés Serra Rojas:

I.- En la obra social, cada día que se pierde o que transcurre inútilmente es un día más de angustia para nuestro pueblo.

“II.- Mientras se discuten los problemas sociales en la tranquilidad de oficinas y gabinetes de estudio, la geografía económica y social nos enseña una trágica realidad: el constante sufrimiento de quienes, como todo ser humano, tienen derecho a vivir y a superarse.

“III.- Ningún pueblo tiene derecho a ser feliz, cuando construye su dicha en el dolor de los demás. La juventud deber ser el más celoso guardián de las instituciones sociales y políticas.

“IV.- Una juventud  inmoral, es terrible padecimiento, que corroe a cualquier grupo humano. Grandes Imperios han caído bajo el peso de la corrupción. A oscuras épocas de inmoralidad, de injusticia y de miseria, debe corresponder un esfuerzo noble y tenaz de la juventud, para desterrar los vicios que corrompen a la conciencia pública.

“V.- Nada más halagueño que una vida juvenil en la que dominen los más altos valores de la humanidad.

“VI.- El siglo veinte deber ser el siglo del deber y de la responsabilidad. Has lo que debes y responde de lo que haces: sólo así será fuerte un joven y hará fuertes a los demás.

“VII.- La juventud ha hecho ayer y hoy del temor, una constante cadena de infelicidad, de cobardía y de indecisión. Luchar contra el temor es luchar por la felicidad misma.

“VIII.- Cada mañana trae nuevas esperanzas y nuevas oportunidades para la juventud. No solo cuando el sol brilla es cuando se disipa la bruma, la de las conciencias debe ser alejada con la fuerza de la razón. Solo con la acción optimista y constante se embellece la lucha por la vida.

“IX.- Acariciar la idea de una Patria noble y generosa, y contribuir a esa hermosa obra, es el más bello ideal de un joven.

“X.- Solo se ama a la Patria con sinceridad y devoción, cuando con hechos positivos y desinteresados, se contribuye a su engrandecimiento”.

Feedback

1

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter