Looking for Something?
Menu

Sin categoría

La guerra contra la belleza

Por @Bvlxp:

La lucha del feminismo contra la belleza no es nueva. No se les ocurrió esta semana a las tuiteras que se vanaglorian de su feminismo y hacen de él su monotema. En realidad, el prurito feminista contra la belleza viene de lejos y uno de sus hitos fue la publicación del libro The Beauty Myth de Naomi Wolf por ahí de los años noventa. Esta obra le dio forma e impulso a una de las obsesiones feministas más perdurables (pocos tan comprometidos con sus obsesiones) y de ahí se ha construido un argumento que tiene más de anticapitalista que de lucha por la emancipación de la mujer.

Cada semana existen nuevos enemigos del género y esta semana le tocó a la comunicadora Martha Debayle quien, entre muchas cosas, es el prototipo de la mujer capitalista exitosa: conductora de un programa de revista diario en W Radio, fundadora de las revistas BBMundo y Moi, y un montón de cosas más. A Debayle, las buenas conciencias del Internet la traen en salsa desde que tuvo un encontronazo con la comediante y oportunista de tiempo completo, Sofía Niño de Rivera. Desde entonces, Debayle está en la mira. Esta semana cometió el pecado de presentar el resultado del concurso Extreme Makeover 2017: se trató de dos mujeres que, en uso cabal de su soberanía personal, decidieron modificar su apariencia aprovechando una generosa subvención del concurso para realizarse cirugías estéticas. Seguir leyendo

My Generation

Por Oscar E. Gastélum:

“Every generation wants to be the last. Every generation hates the next trend in music they can’t understand. We hate to give up those reins of our culture. To find our own music playing in elevators. The ballad for our revolution, turned into background music for a television commercial. To find our generation’s clothes and hair suddenly retro.”

Chuck Palahniuk

“Ése era el verdadero significado de la solidaridad entre generaciones: consistía en un puro y simple holocausto de cada generación en beneficio de la siguiente, un holocausto cruel, prolongado, y que no iba acompañado de ningún consuelo, ningún alivio, ninguna compensación material ni afectiva.”

Michel Houellebecq

“I hope I die before I get old.”

Pete Townshend

 

Ante la crisis existencial que atraviesa Occidente desde hace un par de años, los analistas se devanan los sesos desesperados por encontrar una explicación coherente que les permita proponer soluciones viables. Una de las teorías que menos me convence es la que apunta a una guerra generacional como origen principal de nuestro predicamento. Dentro de esa línea hay gente seria que aporta argumentos interesantes y estimulantes, pero también abundan los oportunistas que han descubierto que la satanización de los aborrecidos “millennials” es un atajo ideal para llamar la atención sin tener que pensar. Los conflictos generacionales han existido siempre, y seguirán existiendo hasta el fin de los tiempos, pues son parte integral de la condición humana, como quise demostrar a través de los tres epígrafes que ilustran este texto. Pero ahí no radica el problema que tiene a nuestra civilización al borde del abismo. No, el alma de Occidente, en esta hora aciaga, se la están disputando los simpatizantes del mundo moderno y liberal, y las tenebrosas fuerzas de la reacción autoritaria, y en ambos bandos abundan tanto viejos al borde de la tumba como jóvenes rozagantes y núbiles. Seguir leyendo

#SiMeMatan

Por @Bvlxp:

Como todos sabemos, la indignación moral es uno de los nuevos deportes nacionales. Es como el kárate en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020: siempre ha estado ahí (porque en México, es cierto, siempre sobran razones para indignarse), pero hasta ahora a alguien se le ocurrió que es rentable y puede ofrecer un buen espectáculo. Así, todos los días navegamos la realidad con otra noticia que hace bullir la necesidad de gritarle al mundo que somos buenos.

Sucede que el 3 de mayo pasado, Lesvy Berlín Osorio fue encontrada muerta dentro de la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Estaba asfixiada con un cable atado a una cabina telefónica de esas de Ladatel que por alguna no tan sorprendente razón todavía existen dentro del campus universitario. Seguir leyendo

Las mejores lecturas de 2016

La dificultad para configurar una lista de los mejores libros publicados en 2016 radica en los criterios que el lector ha de emplear para discernir, ante el influjo de la novedad, qué considera valioso y qué no. Por ende, la pregunta que planteamos a nuestros amigos y colaboradores fue: ¿Cuáles fueron los mejores libros que leíste durante el año?

Ángel Gilberto Adame: Historia mínima del neoliberalismo, de Fernando Escalante Gonzalbo; Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño; y Los idilios salvajes: Ensayos sobre la vida de Octavio Paz 3, de Guillermo Sheridan. Estupendos los tres. Seguir leyendo

La crème de la crema

Por Deniss Villalobos:

I just want to live in peace, plant potatoes and dream.

Tove Jansson

Los viajes a la playa con mi familia siempre han sido divertidos, razón por la cual siento que han valido la pena a pesar de la humedad, el sol y la gente medio desnuda que no son exactamente parte de mi top diez de cosas agradables en el mundo. Convivir con mi familia en un viaje siempre trae un montón de situaciones vergonzosas que tiempo después contamos en reuniones y nos vuelven a divertir hasta hacernos llorar de risa.

Y, ahora que lo pienso, estoy segura de que la mayor parte de las familias mexicanas pasan por lo mismo cuando visitan, por ejemplo, Acapulco o el Puerto de Veracruz; el sol, los mariscos, andar en chanclas por todos lados y tomar piñas coladas terminan siendo una combinación perfecta para que las familias que ahorraron todo el año para una semana de vacaciones hagan uno o dos comentarios que otros podrían considerar excéntricos o desafortunados, o terminar metidos en situaciones que bien podrían ser parte de un tomo de La familia Burrón. Exactamente así es mi familia, y es por eso que adoro esos viajes. Seguir leyendo

Enrique González Pedrero

Siempre he sabido que sin autoridad moral no hay autoridad alguna.

Don Enrique González Pedrero nació el 7 de abril de 1930 en la ciudad de Villahermosa, estado de Tabasco.

Realizó la primaria en la escuela Daniel Delgadillo, en la Ciudad de México; posteriormente ingresó a la Escuela Secundaria No. 22 en la ciudad de Acapulco, en el estado de Guerrero. Concluyó el bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria. Sus estudios profesionales los llevó a cabo en la Escuela Nacional de Jurisprudencia en donde se recibió con la defensa de la tesis Crítica a la religión de Feuerbach. El sínodo que le evaluó estuvo integrado por Manuel Pedroso, Jesús Reyes Heroles, Francisco Porrúa Pérez, Horacio Labastida y Néstor de Buen. Obtuvo la especialización en Sociología, Economía y Ciencia política, en la Universidad de París. En 1957 fue reconocido con el grado de maestro por nuestra Universidad, con la defensa de la tesis Filosofía política y humanismo: ensayo sobre los manuscritos económico-filosóficos de 1844 de Karl Marx. En 1954, contrajo matrimonio con la escritora cubana Julieta Campos.

Se integró como catedrático a la Universidad desde 1955. De los años 1965 a 1970 dirigió la Escuela Nacional de Ciencias Políticas, elevada al rango de Facultad durante su gestión. En 1976 fundó el Seminario de Historia Política y Social de México en la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán; dicho seminario lo dirigió hasta 1982. Don Arturo González Cosío señala que “…Lo más admirable de él es su vida llena de frutos, pero pobre en el alardeo de su éxito. Es un político honesto, inteligente y un gran amigo”.

En el ámbito público ejerció como senador de la República Mexicana en el periodo de 1970 a 1976. Fundó y dirigió el Instituto de Capacitación Política. De 1977 a 1982 encabezó la Comisión Nacional de los Libros de Texto Gratuitos y presidió la subcomisión editorial de la Comisión Nacional para la Defensa del Español. Fue electo gobernador del estado de Tabasco en el periodo de 1983 a 1987; cargo que dio por concluido al ser nombrado titular del Instituto de Estudios Políticos, Económicos y Sociales. En 1989 dirigió el Fondo de Cultura Económica. Además, se le designó embajador de México en España, de 1989 a 1991. De 1997 a 2000 fue diputado federal.

Es autor de diversos artículos especializados. Editor responsable de la revista El Trimestre Económico de 1955 a 1957. Entre su abundante material bibliográfico se encuentran: Filosofía, política y humanismo; Riqueza de la pobreza; La revolución cubana; El gran viraje; La cuerda floja; Una democracia de carne y hueso; País de un solo hombre: la ronda de los contrarios; Tabasco: espacio natural, espacio público; Universidad, política y administración; y La cuerda tensa. También, en coautoría con su esposa Julieta Campos, publicó un volumen titulado Las voces de la naturaleza.

El 28 de abril de 2010, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales le organizó un magno homenaje. En ese evento, el doctor Fernando Castañeda Sabido, director del plantel, recordó “…Al excepcional académico, político, historiador, sociólogo, educador y erudito; un hombre que ha sabido cosechar esperanza, comprometido con el estudio y el ejercicio de la política; un ser que ha dejado una huella de congruencia, respeto y talento para gobernar; un forjador de la educación; un constructor de un fragmento propio de la historia de Tabasco, del país y de esta Facultad, donde además de sembrar cultura, plantó honestidad y cosechó admiración (…). Si nuestra Facultad ha logrado un desarrollo importante y ha despuntado en el ámbito de las ciencias sociales se debe a los aciertos concretados por docentes como el maestro Enrique González Pedrero, formador de numerosas generaciones de sociólogos, politólogos y estudiosos de lo social”.

París no se acaba nunca

Por Oscar E. Gastélum:

“París no se acaba nunca, y el recuerdo de cada persona que ha vivido allí es distinto del recuerdo de cualquier otra. Siempre hemos vuelto, estuviéramos donde estuviéramos, y sin importarnos lo trabajoso o lo fácil que fuera llegar allí. París siempre valía la pena, y uno recibía siempre algo a cambio de lo que allí dejaba. Yo he hablado de París según era en los primeros tiempos, cuando éramos muy pobres y muy felices.”

Ernest Hemingway Seguir leyendo

Cereales e higos

Por Deniss Villalobos:

Let me live, love and say it well in good sentences.
Sylvia Plath

Una de las primeras cosas que me viene a la cabeza al pensar en el desayuno es una canción de Regina Spektor:

Hey remember that time when I would only read Shakespeare,
hey remember that other time when I would only read the backs of cereal boxes.
Seguir leyendo

La cabina del Paradiso

Por Deniss Villalobos:

Creo que el tiempo es la razón por la que una persona va normalmente al cine: por el tiempo pasado, perdido o aún no vivido.

Andréi Tarkovski, Esculpir el tiempo

Si los momentos se pudieran congelar, como dice Jarvis Cocker en Slush, existen un par que me gustaría conservar en el refrigerador para no perder nunca, como aquellos que tengo del cine cuando era niña. Mi papá no trabajaba los fines de semana, así que los domingos se trataban de despertar a las nueve o diez de la mañana, almorzar lo que él había preparado —casi siempre hotcakes o huevo en salsa verdeacompañados de un jugo de naranja — e ir al cine más cercano, que se encontraba a media hora caminando y constaba Seguir leyendo

Cuatro niñas

Por Alejandra Eme Vázquez:

A Jimena

 

cuatro niñas. cuatro niñas solas. y ex tra or di na rias.

GRANDES.

cuatro esquinas que se explican los mundos en el mundo.

cuatro columnas.

cuatro.

cuatro abrazos en libros que te abrazan:

 

MINA

«Intentar ser una buena chica a veces me ponía triste. Todo acabó el día que me volví un sinsentido. Un fantástico sinsentido».

  Seguir leyendo

Efemérides

uncached

Twitter