Looking for Something?
Menu

Cajón de historias

Estampas navideñas del siglo XIX

Por Alejandro Rosas:

“¿Habéis pasado la noche de Navidad en tierra extraña? –escribió Juan de Dios Peza nunca más que entonces se recuerda a la Patria. Nunca se agolpan como en esa ocasión los recuerdos dulces de los primeros años de vida, y nunca como en esos momentos se quisiera tener alas, volar y acercarse a los seres amados para decirles: no me olviden, aquí estoy; yo siento y canto con ustedes los villancicos de esta noche”.     Seguir leyendo

La paz vergonzosa

Por Alejandro Rosas:

La sociedad mexicana ha sido tradicionalmente veleidosa y comodina. Los grandes movimientos sociales de nuestra historia –como generalmente son definidas la independencia, la reforma y la revolución– tuvieron un impacto real sobre toda la población pero en ellos sólo se involucró una pequeña porción de la sociedad. Más que protagonista, la sociedad se encuentra a gusto desde las gradas del espectador.   Seguir leyendo

La revolución que devoró su propia historia

Por Alejandro Rosas:

La fundación del partido oficial en 1929 trastocó el sentido original de la revolución mexicana. Creó un sistema político antidemocrático, autoritario, impune y corrupto, sin un proyecto de nación a largo plazo que rebasara la efímera temporalidad de los sexenios, con un manejo perfecto del lenguaje de la simulación y sobre todo manipulador de la historia. Seguir leyendo

“El radiante imperio de la ley”

Por Alejandro Rosas:

Así se refería Francisco I. Madero al estado de derecho que debía construirse como una condición sin la cual era imposible acabar con los vicios políticos de la dictadura porfirista –simulación, impunidad y corrupción. Como es sabido, Madero no llegó a construir algo parecido a un estado de derecho y tampoco logró contagiar a sus partidarios cercanos, a los intelectuales que lo rodearon y a los caudillos que lo siguieron, de la necesidad del respeto a la ley y de su aplicación sin medias tintas. Seguir leyendo

Fracaso Histórico

Por Alejandro Rosas:

La insurrección que comenzó́ en 1910 tomó un derrotero similar a lo ocurrido con el país en el siglo XIX después de la Independencia. Los principios que le dieron sustento terminaron codificados en leyes, pero se transformaron en letra muerta frente a la vida cotidiana de los mexicanos.

El gran logro de la Revolución fue elevar a rango constitucional las demandas políticas y sociales ignoradas por el porfiriato durante los años de la dictadura: el artículo 3, donde quedó plasmada la educación; el 27, reivindicación de la propiedad de la nación sobre el suelo y el subsuelo, y derecho a la tierra; el 123, los derechos laborales. Seguir leyendo

Salto mortal: del imperio a la república

Por Alejandro Rosas:

En 1821, una vez concluida la guerra de independencia, México se organizó políticamente de acuerdo con su naturaleza histórica: si durante 5 siglos la sociedad había vivido bajo la constante del autoritarismo –la monarquía indiana y luego la monarquía española–, la forma de gobierno que adoptó el nuevo país respondió a esa tradición aunque salpicada con tintes liberales. México nació como Imperio Mexicano tomando como forma de gobierno una monarquía constitucional moderada. Seguir leyendo

“Yo soy todo en este país”: el autoritarismo

Por Alejandro Rosas:

No es extraño escuchar voces -sin importar la edad- que añoran los tiempos de don Porfirio como si hubiesen vivido ese largo periodo e incluso exigen la presencia de otro Porfirio Díaz, con su carácter y su temple para ejercer el poder, mantener el orden y garantizar la paz social.

Otras voces preferirían un nuevo Juárez con su aire impasible y rostro imperturbable, azote de la reacción; gran parte de la sociedad quizá le rezaría a “tata” Lázaro para que resucitara de entre los muertos y volviera a escuchar a la gente y algún despistado leguleyo quizás alzaría la voz por otro don Venus, pese a ser uno de los personajes más antipáticos y anticlimáticos de nuestra historia. Seguir leyendo

El paisaje mexicano huele a sangre

Por Alejandro Rosas:

En alguna ocasión, Eulalio Gutiérrez, uno de los infortunados presidentes que surgieron de la Soberana Convención de Aguascalientes (1914), expresó: “el paisaje mexicano huele a sangre”. No exageraba, hablaba a través de la muerte que había echado raíces en el convulsionado México revolucionario; donde la vida había perdido sentido y la muerte no tenía nada de romántico ni de heroico. Seguir leyendo

Belisario Domínguez: El poder de la palabra

Por Alejandro Rosas:

“El mundo está pendiente de vosotros, señores miembros del Congreso Nacional Mexicano, y la patria espera que la honraréis ante el mundo evitándole la vergüenza de tener por Primer Mandatario a un traidor y asesino”. Así concluyó su discurso el senador Belisario Domínguez; fueron las últimas palabras que redactó con la intención de leerlo en tribuna el 23 de septiembre de 1913. Seguir leyendo

Efemérides

uncached

Twitter