Looking for Something?
Menu

Biografías

Blas José Gutiérrez

La ley debe hacer sentir el amago antes que el golpe.

Don Blas José Gutiérrez Flores Alatorre nació el 3 de febrero de 1821 en Querétaro, siendo sus padres Secundino Gutiérrez e Isabel Victoriana Flores Alatorre.

Fue un joven estudioso y formal. Entre los pocos datos que existen sobre su formación académica, no se especifica donde llevó a cabo sus estudios profesionales, sin embargo, dada su trayectoria posterior, es muy probable que fuera un alumno destacado. Reconocido por su rectitud y su buena conducta pública, fue uno de los jueces más distinguidos de su época. Seguir leyendo

Balbino Dávalos Ponce

Los clásicos fueron y siguen siendo admirables, porque más que imitar, creaban.

Don Balbino Adolfo Dávalos Ponce, quien acostumbraba utilizar Balkim como segundo apellido, nació el 30 de marzo de 1866 en la ciudad de Colima, capital del estado del mismo nombre.

Llevó a cabo sus estudios profesionales en la Escuela Nacional de Jurisprudencia. También ingresó al Seminario Conciliar, donde aprendió griego y latín e inició su carrera literaria. Poco tiempo después, incursionó en la docencia en la Escuela Nacional Preparatoria, en la que fue titular de la cátedra de Lengua nacional. Asimismo, fue auxiliar de la clase Perfeccionamiento de lengua castellana en la Escuela de Altos Estudios. También ejerció el magisterio en las universidades estadounidenses de Minnesota y Columbia. Contrajo matrimonio con Jovita Anaya el 16 de julio de 1892.

Fuera del ámbito académico, trabajó en la Secretaría de Relaciones Exteriores y viajó por Inglaterra, Rusia, Portugal y Estados Unidos.

Asumió la rectoría de la Universidad Nacional por un breve periodo que corrió del 11 de mayo al 2 de junio de 1920. Posteriormente ocupó la dirección de la Escuela de Altos Estudios y la de la Escuela Normal Superior. Fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

El maestro falleció el 2 de octubre de 1951 a los 85 años.

José Luis Soberanes Fernández

La superioridad de la ley se proyecta en el instrumento o vehículo de ésta; que es el juzgador.

Don José Luis Soberanes Fernández nació el 10 de enero de 1950 en Santiago de Querétaro, Querétaro.

Inició sus estudios profesionales en febrero de 1968 en la Facultad de Derecho y los concluyó en noviembre de 1971. Defendió la tesis El control de la constitucionalidad de las leyes en México, por la cual fue distinguido con Mención Honorífica. Más tarde, en 1974, obtuvo el grado de doctor por la Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia con calificación sobresaliente y mención Cum Laude. Contrajo matrimonio con Mariely Díez.

En 1972 incursionó en la docencia en su alma mater como ayudante del maestro Héctor Fix-Zamudio en la materia de Garantías y amparo. El primero de marzo de 1974 obtuvo la titularidad del primer y segundo curso de Derecho romano e Historia del Derecho mexicano en la Facultad de Derecho; también es investigador por oposición en el Instituto de Investigaciones Jurídicas desde 1974. El 10 de junio de 1994 obtuvo, por oposición, la titularidad de la cátedra Historia del Derecho mexicano. Funge como tutor académico del doctorado en Derecho por Investigación del Instituto de Instituto de Investigaciones Jurídicas de nuestra Universidad, del cual fue director del 24 de julio de 1990 al 23 de agosto de 1998.

Asimismo, fungió como presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, del 16 de noviembre de 1999 al 16 de noviembre del 2009.

A la par de su labor como investigador en nuestra casa de estudios, el doctor Soberanes ha impartido cursos de posgrado, maestría y doctorado en diversas universidades de México y América Latina. Por ello, recibió el nombramiento de Profesor distinguido de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos; fue profesor visitante de la Université des Sciences Sociales de Tolouse, Francia; y el 31 de enero del 2007 fue nombrado doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Tlaxcala.

Entre sus obras más importantes se encuentran: El pensamiento constitucional en la independencia; Sobre el origen de las declaraciones de Derechos Humanos; El ombudsman nacional en los medios: una magistratura de opinión; e Historia del Derecho mexicano.

Algunos de los reconocimientos más importantes que ha recibido son: la medalla Gran Cruz de la Orden de Honor Docente, por el Supremo Consejo Nacional y el Consejo Directivo Nacional del Instituto Mexicano de Cultura; el de Académico Honorario de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España; la presea Norma Corona Sapién por los Derechos Humanos, otorgada por la Asociación de Abogados Litigantes de la República Mexicana; y la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort, reconocimiento que se otorga a las personas que se distinguen en la actividad jurídica por parte del Gobierno de España.

En el prólogo a su libro Sobre el orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, don Héctor Fix Zamudio comenta: “Resulta de gran utilidad el estudio que ha elaborado el investigador José Luis Soberanes Fernández, conocedor profundo y cuidadoso de nuestra historia jurídica, pues a él debemos la coordinación de un excelente volumen colectivo sobre la organización  judicial de la colonia…”.

Antonio Ortiz Mena

México lucha por un porvenir más justo; en el orden internacional sus principios se hallan arraigados a la conciencia nacional.

Don Antonio Ortiz Mena nació el 16 de abril de 1907 (algunas fuentes señalan su nacimiento el 18 de abril de 1908), en Parral, en el estado de Chihuahua.

Estudió la primaria en el Colegio Alemán y en el Colegio Franco-Inglés; posteriormente cursó sus estudios de secundaria y el bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria, de donde pasó a estudiar la carrera de Derecho en la Escuela Nacional de Jurisprudencia, durante este periodo fundó el periórido Eureka con don Miguel Alemán y don Manuel R. Palacios. Concluyó en 1928 con la defensa de la tesis La suspensión del acto reclamado en el juicio de amparo. Asimismo, realizó estudios de Economía y Filosofía en nuestra Universidad. Contrajo matrimonio con Martha Salinas, con quien procreó seis hijos.

En el ámbito público ejerció como asesor en el Departamento del Distrito Federal en donde también fungió como jefe del Departamento Jurídico. Colaboró en la Dirección del Banco Nacional Hipotecario Urbano y de Obras Públicas. También fue gobernador del Fondo Monetario Internacional; Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo y secretario de Hacienda y Crédito Público. Acerca de su actuación como funcionario, Miguel Ángel Granados Chapa comenta: “Políticamente conservador (…), su ejercicio financiero fue progresista, basado en una visión amplia de la vida mexicana. Así lo muestran los ocho puntos en que hizo descansar la política económica nacional en 1958, el primero de los cuales consistía en elevar el nivel de vida de la población…”.

Entre sus obras destacadas están: La política hacendaria como factor de progreso: lineamientos para apoyar el desarrollo económico de México; Las finanzas públicas en el desarrollo socioeconómico de México; y El desarrollo estabilizador.

Formó parte de la Academia Mexicana de Derecho Internacional. En 2009 fue condecorado, de manera póstuma, con la medalla Belisario Domínguez del Senado de la República. Se le nombró doctor Honoris Causa por la Universidad de las Américas

La revista La Justicia, editada por don Gabino Fraga, le incluyó entre sus páginas como uno de los doce grandes juristas mexicanos; de este documento, recupero las palabras expresadas por don Antonio Luna Arroyo: “Los que le vimos de cerca, y minuciosamente elaborar sus estudios y conocer de sus mejores éxitos, hemos de decir, sin ambages, que se trata de un hombre honrado a carta cabal, de notable talento, con excepcionales dotes políticas y sociales y, sobre todo, poseedor de un gran espíritu organizador”.

El maestro falleció el 12 de marzo de 2007 en la Ciudad de México. Tenía 99 años.

Eduardo López Betancourt

En nombre del Derecho se aprueban leyes incoherentes, absurdas, ajenas a la exigencia de la angustiante realidad.

Don Raúl Eduardo López Betancourt nació el 7 de noviembre de 1944 en la ciudad de Iguala, estado de Guerrero.

Inició su educación en la Escuela Primaria Andrés Figueroa, posteriormente ingresó a la Escuela Secundaria Plan de Iguala, ambas ubicadas en su ciudad natal. Terminó el bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria. Cursó sus estudios profesionales en la Facultad de Derecho, mismos que concluyó con la defensa de la tesis Los tratados internacionales dentro del orden constitucional mexicano. Contrajo matrimonio con Elba Cruz y Cruz. Desde 1977, es maestro en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras, grado que obtuvo con la defensa de la tesis El antifederalismo de Carlos María de Bustamante. En 1983 recibió el grado de doctor en la disciplina anterior, con la tesis Carlos María de Bustamante: Legislador, 1822-1824. En el año 2000 se le nombró doctor en Derecho por la Universidad Autónoma de Nayarit, por la tesis Pedagogía jurídica.

Desde el 1 de abril de 1967 incursionó a la docencia en su alma mater, como profesor del primer curso de Derecho penal. Ha sido catedrático de la División de Estudios de Posgrado; de la Escuela Normal Oral; de la Superior de México; de la Facultad de Filosofía y Letras; de Psicología y de la Escuela para Extranjeros de la Universidad. Se ha desempeñado como jefe de clases de civismo en diversas escuelas secundarias de la capital. Don Juan Jorge Bautista Gómez afirma que es un “…Autor que siempre se ha distinguido por ser un gran analista jurídico, político, del mundo contemporáneo y del Estado mexicano”. Ha sido presidente del Comité de Tutorías de Derecho Penal y Procesal Penal de la División de Estudios de Posgrado; profesor distinguido con la categoría académica de Catedrático UNAM; miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología; consejero universitario, representante de los profesores de nuestra Escuela; y presidente del consejo consultivo de la Barra Nacional de Abogados. Asimismo, fue profesor de enseñanza secundaria. En el Colegio Madrid impartió la asignatura de Derecho positivo mexicano.

Fuera del ámbito académico ejerció, entre otros, los cargos de: abogado de atención de amparos en el Departamento de Asuntos Agrarios; subdirector general de Gobernación en el Distrito Federal; y procurador general de justicia del estado de Guerrero.

Ha asesorado múltiples tesis profesionales y ha sido llamado como colaborador permanente de diversos diarios de circulación nacional; además, ha dictado gran cantidad de conferencias. Entre sus obras más importantes se encuentran:  El derecho en México; La crisis; Ideario jurídico y social; Glosario jurídico penal; Manual de derecho positivo mexicano; Introducción al derecho penal;  Teoría del delito y de la ley penal; Imputabilidad y culpabilidad; El delito de fraude: reflexiones; Delitos en particular; No te conozco: hechos reales con visos de novela; Serpentario y cartas a los hombres del poder; Derecho constitucional; Drogas: su legalización; Drogas: entre el derecho y el drama; Derecho procesal penal; y Pensamientos, 1998. Entre las obras que ha escrito en coautoría, destacan Reglamentación de las jurisdicciones indígenas en México y La prueba indiciaria presuncional o circunstancial en el nuevo sistema penal acusatorio.

El maestro es un generador de debate, por lo que le han granjeado buenas y malas querencias, pero nunca indiferencias. Él mismo lo reconoce cuando en su página web puede leerse “…Es crítico asiduo de los malos sistemas políticos. Su valor civil ha sido motivo de persecuciones y descalificaciones”. En el portal Mis profesores hallé esta opinión sobre la calidad docente de don Eduardo: “…Me parece uno de los mejores maestros de la Facultad; realmente considero que quienes lo critican no tienen argumentos sólidos (…). Aunque es muy duro, realmente es un gran maestro (…) ya que el aprendizaje es responsabilidad del alumno”; o esta otra: “…Tiene una personalidad única y si critica a la autoridad es porque ha sufrido mucho a lo largo de su carrera por no callarse”; y esta última: “…Nadie se salva de los defectos, así que en mi opinión es un excelente profesor, le importa el progreso de sus alumnos y su formación”.

En su carrera profesional ha recibido diversos reconocimientos. Es doctor Honoris Causa por el Consejo Directivo Internacional del Consejo Iberoamericano en Honor a la Calidad Educativa, en Punta del Este, Uruguay. En 2010, fue merecedor del Premio Jus.

Durante la imposición de su nombre en un aula de la Universidad Autónoma de Guerrero, don Ricardo González Reyes se refirió a él con las siguientes palabras: “El homenaje que hoy rendimos a don Eduardo López Betancourt es solo la consecuencia indiscutible de toda su aportación a la unidad académica, y no solo a ella, sino, en general, a la formación de maestros y doctores en Derecho. En Guerrero se le considera uno de los más brillantes juristas del país y nos sentimos orgullosos de que él, como nosotros, sea un gran guerrerense”.

Jorge Madrazo Cuéllar

Mediante el diálogo y la concertación, y dentro de los márgenes que la ley permite, es posible encontrar soluciones a los problemas de la pobreza y la marginación.

Don Jorge Luis Madrazo Cuéllar nació el 24 de junio de 1953 en la Ciudad de México.

Estudió la primaria en el Colegio Cristóbal Colón y la preparatoria en la Universidad La Salle. Cursó los profesionales en la Facultad de Derecho, mismos que concluyó el 12 de septiembre de 1977 con la defensa de la tesis Los órganos jurisdiccionales de la UNAM, con mención cum laude. Entre el sínodo que le evaluó estuvieron don Salvador M. Elías, don Jorge Carpizo y don Diego Valadés. Más tarde, realizó un posgrado en Derecho constitucional y administrativo en 1982 y concluyó sus estudios doctorales en Derecho en 1987, sin haber tenido ocasión de presentar una defensa para la obtención del grado.

Inició su carrera docente en su alma mater en donde fue profesor de las materias de Derecho constitucional y Derecho administrativo. Asimismo, fue coordinador de Humanidades y director del Instituto de Investigaciones Jurídicas durante más de seis años.

Fuera de la actividad universitaria, fue presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos del 14 de enero de 1993 al 26 de noviembre de 1996. Fungió como procurador general de la República durante el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León; cargo que concluyó al término de esa administración, el 30 de noviembre de 2000. De 2001 al 2006 estuvo al frente del Consulado de México en Seattle para los estados de Washington y Alaska. Vicepresidente de Relaciones con la Comunidad de SEAMAR Community Health Centers; así como secretario ejecutivo de la UNAM en la oficina del noroeste del Pacífico, en Seattle, Estados Unidos.

Asiduo colaborador de la Revistas de la Universidad Mexicana y en el Boletín Mexicano de Derecho Comparado, revista del Instituto de Investigaciones Jurídicas de nuestra Universidad. Entre sus obra más importante destacan: Reflexiones constitucionales; Temas y tópicos de Derechos Humanos; El sistema disciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México; Las nuevas bases constitucionales y legales del sistema judicial mexicano: la reforma judicial 1986-1987; Iniciación a la Constitución mexicana; y La Constitución mexicana de 1917: ideólogos, el núcleo fundador y otros constituyentes.

Fue director general del Anuario Mexicano de Historia del Derecho. Desde 1996 es miembro de la Academia Mexicana de Derechos Humanos en donde leyó, como discurso de ingreso, El ombudsman criollo. Es integrante del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional y de la Federación Iberoamericana del Ombudsman.

Sobre su calidad profesional, don Horacio Labastida menciona lo siguiente: “Jorge Madrazo es un jurista distinguido y conocedor a fondo del espíritu y forma de la Constitución de 1917; es además universitario forjado en las lides humanísticas y dueño de una mente hábil, dialéctica y tolerante de los demás…”.

Armando Ostos Luzuriaga

El juicio de amparo es un sistema de control, por órgano jurisdiccional y por vía de acción, de la inviolabilidad de la Constitución y de la aplicación correcta de las leyes secundarias.

Don Armando Ostos Luzuriaga nació el 18 de diciembre de 1914 en la Ciudad de México.

Cursó sus estudios profesionales en la Escuela Nacional de Jurisprudencia en donde, en 1939, obtuvo su título profesional con la defensa de la tesis La hacienda del Distrito Federal.

Se inició en la docencia en su alma mater desde el 6 de marzo de 1949 como catedrático de Garantías y amparo, materia que ejerció durante casi treinta años. Al jubilarse, impartió la misma asignatura en la Escuela Libre de Derecho por más de veinte años.

Formó parte del grupo de maestros fundadores del Instituto Mexicano del Amparo, que congregó a los juristas más destacados en esa materia.

Fuera del ámbito académico, trabajó como abogado postulante a la cabeza del bufete fundado por su señor padre, don Armando Zacarías Ostos Ducoing.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, en coedición con la Escuela Libre de Derecho, incluyeron sus apuntes de Garantías y amparo como libro inaugural de la serie Apuntes de distinguidos maestros. En ellos, se reúnen las enseñanzas más importantes que el maestro expresó en sus casi cincuenta años dedicados al magisterio. De este documento, rescato las palabras de la presentación: “La calidad de sus lecciones fue siempre notoria. Formó a más de cincuenta generaciones de abogados (…). El maestro Ostos Luzuriaga aborda el análisis de las garantías derivadas de diversos artículos para explicar derechos como el de petición, las libertades de asociación y reunión, la facultad para poseer y portar armas, la garantía de irretroactividad de la ley…”.

El maestro falleció el 18 de marzo de 1999 en la Ciudad de México. Tenía 84 años de edad.

Joaquín Martínez Alfaro

Toda obra humana tiene el atributo de ser incompleta e imperfecta, por ende siempre hay que buscar mejoría en el trabajo.

Don José Joaquín Eugenio Martínez Alfaro nació el 7 de febrero de 1941 en la Ciudad de México.

Llevó a cabo la primaria y la secundaria en el Instituto México. Posteriormente, concluyó el bachillerato en el Centro Universitario México, todo ello en su ciudad natal. Cursó sus estudios de licenciatura en la Facultad de Derecho. Su título profesional lo obtuvo el 26 de agosto de 1966 con la tesis El Aspecto sustantivo del concurso civil de acreedores en el Derecho mexicano. Contrajo matrimonio con María Eugenia González Carrasco.

El primero de octubre de 1969 inició su labor como docente en su alma mater, al frente de la cátedra de Teoría de las obligaciones, en ese entonces segundo curso de Derecho civil. En enero de 1976, mediante concurso de oposición, mereció la titularidad de dicha materia, misma que impartió hasta su muerte. Sus sinodales en dicho examen fueron los maestros don Gabriel García Rojas, don Raúl Ortiz Urquidi, don Antonio de Ibarrola, don Ignacio Galindo Garfias, don Ernesto Gutiérrez y González y don Moisés Hurtado González.

Dentro de nuestra Universidad, el maestro Martínez Alfaro fue un activo conferencista, director de tesis y miembro de múltiples exámenes profesionales. Llegó a ocupar el cargo de secretario académico de la Facultad. Fue también presidente del Colegio de Profesores de Derecho Civil.

Autor de diversos artículos jurídicos. Su obra más destacada es Teoría de las obligaciones, reeditada a la fecha más de doce veces.

José Barroso Figueroa prologó el libro escrito por don Joaquín Martínez Alfaro y se refirió a él con estas palabras: “El licenciado Martínez Alfaro es un hombre modesto (…), la fortuna le ha favorecido en el medio extrauniversitario, en medida más que suficiente para que pueda disponer sin sobresalto, del tiempo que le reclama la que es pasión fundamental de su vida: la cátedra”.

El maestro falleció el 29 de diciembre de 2009 en la Ciudad de México. Tenía 68 años de edad.

Isidro Montiel y Duarte

Todo medio consignado en la Constitución debe asegurar el goce de un derecho a los mexicanos.

Don Isidro Antonio Montiel y Duarte nació el… de 1821 en la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán.

Se trasladó a la Ciudad de México y concluyó sus estudios de licenciatura en Derecho en el Colegio de San Ildefonso en 1845. Una vez titulado, se inició en la docencia en su alma mater, en la que fue profesor de las materias de Derecho canónico y Derecho romano. También impartió clases en el Instituto Científico y  Literario del estado de México.

 Una vez que se fundó la Escuela Nacional de Jurisprudencia, fue titular de Introducción al estudio del Derecho.  Contrajo matrimonio con María Guadalupe Estrada Gómez en 1851. Seguir leyendo

Agustín Garza Galindo

Mientras mayor es el grado de civilización de un pueblo, más estrecha es su dependencia de los otros pueblos y más frecuentes son sus relaciones del orden privado internacional.

Don Agustín Garza Galindo nació el 13 de agosto de 1881 en la ciudad de Monterrey, estado de Nuevo León. Fue tío de don Ignacio Galindo Garfías. Seguir leyendo

Efemérides

uncached

Twitter