Looking for Something?
Menu

10 autoras para pensar lo doméstico (segunda parte)

Por Alejandra Eme Vázquez:

¿Son los asuntos domésticos asuntos “menores”? ¿Son los trabajos de cuidados “verdaderos” trabajos? A partir de la manera en que cada uno de nosotros se aproxime al planteamiento de estas preguntas e intente elaborar una respuesta, podría trazarse un trayecto en el que se viera claramente cómo a lo largo de la historia humana, la relación con los así llamados hogares y las actividades que se asumen ligadas a ellos han ido marginándose del debate público como producto de políticas y discursos que pueden contextualizarse, incluso datarse.

No es novedad decir que desde la escritura teórica y literaria se han configurado y reforzado arquetipos, muchas veces muy nocivos, pero también se han combatido y desmontado. De esto no ha escapado lo referente a las “tareas del hogar”, a los “instintos de cuidado” y en general, a lo que se supone que debe ser en estos ámbitos que generalmente se asocian con “lo femenino”. Por eso es que me pareció necesario enlistar a 10 escritoras que ayudan a pensar en lo doméstico y los cuidados de formas diversas, agudas, iluminadoras e importantes.

La semana pasada tocó el turno a Almada, Berlin, Federici, León y Murail; hoy completo esta lista con las cinco autoras restantes de esta selección específica, con la certeza de que está faltando nombrar a muchas más y con la esperanza de que esto sea el inicio de una larga y tendida conversación colectiva.

  1. Margaret Atwood (Canadá, 1939)

Cuando desde la ficción y la escritura creativa en general se pone el dedo en la llaga, pueden suceder cosas extraordinarias porque pocos entornos hay como ése tan proclives a dinamitarlo todo si es preciso. Así pasa con la obra de Atwood, quien para empezar tiene el valioso talento de situarse en la incomodidad de lo no dicho, de lo posible y de lo problemático. Nadie como ella para explorar y desarmar identidades, para tensar a su máxima capacidad el hilo de los mundos posibles y para dotar a las palabras de dimensiones poderosas que quedan resonando mucho más allá de los discursos.

«Ésta es la clase de detalles que les gusta: arte popular, arcaico, hecho por las mujeres en su tiempo libre con cosas que ya no sirven. Un retorno a los valores tradicionales. No consumir, no desear. Si no consumo, ¿por qué, a pesar de ello, deseo?»

 [De El cuento de la criada]

  1. Rosario Castellanos (México, 1925-1974)

Una constelación en sí misma: eso es Rosario Castellanos, quien exploró todos los géneros con maestría, desarrolló brillantemente todos los temas importantes de la época (que es todas las épocas) y sostuvo en este ejercicio una posición ética muy clara que además de observarse en su estilo, se nota en las y los autores con los que se relaciona explícitamente en sus textos, para reseñarles, comentarles o recomendarles. A ella debemos poemas, textos narrativos y ensayos que ponen en el gran reflector el poder político de lo doméstico, y el hecho de que el reconocimiento público a tamaña autora sea aún tan deficiente obliga a pensar en cómo se demerita a las escritoras, y a las personas en general, que ponen el foco en estos asuntos.

«Durante los consabidos nueve meses, [la madre] sirvió de asilo corporal a un germen que se desarrolló a expensas suyas, que hizo uso y abuso de todos los órganos en su propio provecho y que cuando fue apto para soportar otras condiciones rompió con los obstáculos que impedían el acceso al mundo exterior. Las responsabilidades se multiplican con los años. Ya no es únicamente la atención al bienestar físico sino la vigilancia de la evolución intelectual y del equilibrio de los sentimientos […] Si la tarea de ser madre es tan absorbente que no se encuentra raro que sea exclusiva, lo menos que podían hacer quienes deliberan en torno al asunto del control del control de la natalidad es preguntar qué opinan de él las madres»

[De “Y las madres, ¿qué opinan?” en El uso de la palabra]

  1. Elena Garro (México, 1916-1998)

Si Castellanos es nuestra constelación, Garro es nuestra galaxia. Su fuerza de gravedad está en el entendimiento inteligentísimo de los recovecos de lo humano, es decir, los sótanos, las habitaciones, las puertas, los balcones, las relaciones, las intimidades, las jerarquías, las angustias, los roles, las rupturas… Y todo desde una mirada “casera”, lo que no quiere decir menor sino, por el contrario, inmensa de tan familiar y de tan irremediablemente comprometedora. Garro sabe de ceder la voz a quien la requiere: quizá por eso es que, si bien sus cuentos son todos una maravilla, probablemente es en su teatro donde más claramente podemos atestiguar su talento para hacer la vida bastante más vida.

«LIDIA: ¡Un hogar sólido, Muni! Eso mismo quería yo… y ya sabes, me llevaron a una casa extraña. Y en ella no hallé sino relojes y unos ojos sin párpados, que me miraron durante años… Yo pulía los pisos, para no ver las miles de palabras muertas que las criadas barrían por las mañanas. Lustraba los espejos, para ahuyentar nuestras miradas hostiles. Esperaba que una mañana surgiera de su azogue la imagen amorosa. Abría libros, para abrir avenidas a aquel infierno circular. Bordaba servilletas, con iniciales entrelazadas, para hallar el hilo mágico, irrompible, que hace de dos nombres uno.»

[De Un hogar sólido]

  1. Cristina Morini (Italia, 1963)

La relación entre el trabajo en torno a lo doméstico y el sistema capitalista es uno de los puntos centrales de las discusiones al respecto, y también es una perspectiva que ilumina muy claramente dinámicas que de tanto repetir, ya parecen normales. Los trabajos de Morini abordan este eje desde un análisis que va desde las minucias del sistema italiano hasta las constantes mundiales, y llega a conclusiones sumamente esclarecedoras. Cómo estará su agudeza que hasta da soluciones, figúrense.

«Hoy el poder no desdeña la ‘feminización’, incluso de los hombres, si ello significa rebajar sus condiciones y reducir sus derechos. El poder feminiza en la exigencia de participación (afecto) y de altruismo. ¿Estamos seguras de no tener que ocuparnos del papel que el biocapitalismo tiene en nuestras vidas? ¿Estamos seguras de que éste no es el corazón del problema? ¿Estamos seguras de que la desmedida extensión del tiempo de trabajo, la precarización de la existencia, la depredación del papel reproductivo de las mujeres (mediante el recurso a las biotecnologías y la medicalización de la maternidad) y la mortificación del sexo no representan un problema que las mujeres tienen ante el capitalismo?»

[De Por amor o a la fuerza]

  1. Alice Munro (Canadá, 1931)

A veces una quiere despotricar contra la academia de los Nobel, pero luego recuerda que en 2013 fue Alice Munro quien recibió el premio y se le pasa. Porque tal gesto significó, en gran medida, legitimar en “las grandes ligas” ese universo en el que Munro explora precisamente lo que sucede a puerta cerrada en las familias, las vidas (secretas) de las mujeres, el trabajo del hogar y todas las dinámicas que estas cuestiones conllevan. Que sea ella precisamente quien cierre este conteo puede ser fortuito por el orden alfabético, pero también es muy significativo porque cada uno de sus cuentos es un tapete de bienvenida a pensar, cada vez más profundamente, en lo doméstico y sus múltiples derroteros.

«Cuando pensaba en la cocina de nuestra casa, con el contrachapado y el fogón eléctrico que yo limpiaba utilizando los envoltorios de papel encerado del pan, con las viejas latas de especias de bordes oxidados guardadas año tras año en los armarios, con la ropa del establo colgada detrás de la puerta, me sentía obligada a protegerla del desprecio, tal como si tuviera que proteger del desprecio toda una forma de vida preciada e íntima, aunque no precisamente grata. El desprecio, imaginaba yo, era lo que siempre estaba a la espera, balanceándose en un cable de alta tensión, debajo mismo de la piel.»

[De “Ayuda doméstica”, en Todo queda en casa]

 

FUENTES:

* Atwood, Margaret, El cuento de la criada, España: Salamandra, 2017.

* Castellanos, Rosario, El uso de la palabra, México: Editores Mexicanos Unidos, 1987.

* Garro, Elena, Teatro completo, México: Fondo de Cultura Económica, 2016.

* Morini, Cristina, Por amor o a la fuerza. Feminización del trabajo y biopolítica del cuerpo, España: Traficantes de sueños, 2013. Disponible en línea aquí.

* Munro, Alice, Todo queda en casa, México: Lumen, 2015.

Puede interesarte

Deja un comentario

Efemérides

uncached

Twitter